¿Será Macri el Estadista soñado?


La aventura de Malvinas terminó con la derrota de los militares capitaneados por Galtieri y la OTAN capitaneada por U.K. nos derrotó rápido y fácil, la aventura populista militarista terminó mal para nuestros militares. Para los civiles, el fin del militarismo nazi fascista nos significó ventajas: nos quedamos sin fuerzas armadas, algo que no necesitábamos en el siglo veinte, y pudimos re intentar volvernos democráticos, vía elecciones Presidenciales tal como ordenaba la Constitución y los militares impedían. Victimas tuvimos, los muchachos mal entrenados enviados sin experiencia a intentar defender algo imposible: que USA y las Naciones Unidas forzaran a U.K. a devolvernos las Malvinas. Nuestros militares se rindieron incondicionalmente, jamas sabremos la letra chica del acta de rendición incondicional, quizás algún general firmó que desistíamos de las Islas a cambio de que los militares y soldados volviesen a Argentina Continental. Esa Guerra innecesaria fue pagada por Argentina, con dinero del pueblo. Jamas se pidió rendir cuentas económicas de los gastos militares, aún podría hacerse porque los hermanos Roberto y Juan Alemann, asesores de los militares, están vivos y seguramente conocen el COSTO REAL de intentar recuperar Malvinas vía militar.

Si hoy nos propusiera Macri otra guerra para recuperar Malvinas, y hubiera un referendum popular, apuesto NO ganaría, en Argentina continental. E igual pasaría entre los falklanders.

Macri puede preguntar al pueblo argentino vía referendum si quiere apretarse el cinturón durante dos años, para que el Estado Nacional se capitalice, y recupere todo lo que los desgobiernos anteriores le robaron. Lo que fue un país grande entre los sudacas un siglo atrás, se degradó a país populista incumplidor de sus compromisos, y nada creíble en el mundo civilizado. No tenemos moneda confiable y prima facie, gobernantes capaces y honestos. Macri necesita mostrar que tiene esos atributos, pero está intentando que Argentina mejore gracias a créditos internacionales que por experiencia suponemos generan ganancias para los negociadores del gobierno argentino, ya que se habla de demasiados millones de dolares a recibir prestados. ¿Hay argentinos dispuestos a ayudar a que el Estado Nacional se recapitalice para poder administrarnos en forma seria? Obviamente, sin apelar a un blanqueo para beneficiar ladrones estatales, narcotraficantes y lavadores internacionales de dinero.

Un Estado no necesita tantos funcionarios como el Argentino. Constitucionalmente, somos nación Federal, una serie de provincias y un semi estado provincial como la Ciudad Autonoma de Buenos Aires, que se gobierna casi como si fuese Provincia y de hecho, su Intendente maneja uno de los Presupuestos mayores, solo inferior al Nacional y quizás a la provincia de Buenos Aires. Una forma de comenzar a achicar el 30% es bajar de entrada el 15%, mínimo el 10% y en un año o dos el resto. Menos empleados y funcionarios ya ahorraría. Vender edificios y bienes nacionales también. Argentina no necesitamos empresas estatales deficitarias, tipo YPF y Aerolíneas, que siempre perdieron dinero y sirvieron para robar, al estilo Yaciretá, el ex Monumento Nacional a la Corrupción, creo decía como Presidente Carlos Saul Menem. Ojo, recordemos estamos recuperándonos de una Guerra Perdida, por nuestra propia culpa al haber votado por la gente equivocada. Con la tecnología, con menos gente se administra mejor. USA tiene un Gobierno Federal que gasta mucho, porque están bien organizados y deben defenderse y defender a sus aliados. Nosotros no necesitamos defendernos de países enemigos, sino de bandidos gobernantes y asociados y mafiosos narcotraficantes o ladrones de caminos. Necesitamos Jueces rápidos y honestos, y al que no sirve, el Congreso debe expulsarlos, y como ahora hay consenso porque ningún partido político tiene mayoría absoluta, sería facil negociar que los jueces nacionales con mala reputación seran reemplazados en forma rápida. En caso de guerra, un juez bandido o demasiado lento es innecesario, mejor jubilarlo por decreto, ganamos, como hizo Macri en el caso Oyarbide. Siempre habrá tiempo para denunciar y castigar penalmente a un bandido jubilado como Juez u otro cargo importante tipo diputado o senador. La Protección o fueros se hizo para que los congresistas y jueces trabajen tranquilos, no para delinquir impunemente.

DINERO FALTANTE puede ser prestable por los argentinos, con un sistema parecido al blanqueo, permitiendo que ellos presten cantidades ilimitadas de dolares al Banco Nación con el Aval del Estado Nacional. A cambio, libertad total de impuestos, a tasa de interés elevada, pagadera el dos por ciento anual en forma mensual y el resto en forma total al vencer el plazo. Eso captaría dolares patrióticos y ventajosos, se generaría aporte de capitales a mediano plazo, que es lo que necesita el Estado Nacional para poder recapitalizarse. Cinco años permitirán que la producción privada aumente. Suprimiendo retenciones a la soja, mas dinero entrará. Lo que el Estado no recaude por retenciones posiblemente lo compensaría por con prestamos voluntarios patrióticos, que podrían hacerse a partir de un mil dolares o mas, para involucrar a la mayor cantidad de gente posible, es preferible recapitalizar al Estado que guardar dolares debajo del colchón para muchos, y recibir capital con intereses elevados en dolares libres de impuestos es mejor que tener dinero en el exterior. El patriotismo imagino ayuda, máxime si ayuda al que ayuda. Macri, como millonario realmente exitoso, puede tirar la primer oferta, es decir, poner sus propios dolares en forma patriótica a cuatro años de plazo, y demostrar que es patriota bien intencionado y eso lo respalda con sus millones. Total, con el sueldo que tiene asegurado por cuatro años casi, le alcanza y sobra.

LA SOLUCIÓN FINAL estría en exigir por las buenas a los Gobernadores que repitan el plan de ahorro nacional en sus respectivas provincias. Trabajo libre para los necesitados, sin retenciones por jubilaciones ni aportes patronales por dos o tres años, pero con un seguro de accidentes de trabajo. Si en 30 años los argentinos nos jubilamos, dos o tres años nada cambia pero ayuda a emprendedores a contratar gente que necesitan, con la cláusula exitosa norteamericana YOU ARE FIRED, que se vaya si muestra no ser la persona adecuada para la tarea. Cada Gobernador Provincial que no aproveche la oportunidad para alentar trabajo privado como sea en su Provincia, mejor que se despida de sus deseos de llegar a Presidente o a ser reelecto en el futuro. Los buenos trabajadores se mudaran a Provincias donde se alienta el empleo, y en poco tiempo habrá sana competencia, al estilo norteamericano, en todo el territorio. Para esos contratos, el sindicalismo no funcionará durante esos dos o tres años. El que no sirve, sera reemplazado por otro mejor, y la empresa podrá crecer sabiendo que la legislación argentina comienza a alentar que aparezcan los empleadores privados, independientemente de ser argentinos o extranjeros.

Levantarse de una guerra requiere esfuerzo. Un Estado quebrado necesita RECUPERAR el capital de trabajo que perdió. Achicar sus dependientes ayuda, alentar el ahorro libre de impuestos en dolares para recibirlos en préstamo también.

Lo mejor que tienen los países dicen son sus talentos humanos. Deseducados, el talento nuestro se usa para robar desde el Estado Nacional, Provinciales y Municipales, y alentar que la gente preste al Estado y además aporte ideas superadoras, es lo que nos sacará de años de paralización y decadencia, y nos pondrá en marcha. Las promesas de Macri son muy buenas en materia de cosas que logrará construir, pero hay que incentivar a los futuros emprendedores, cualquier puede serlo, si se libera de las leyes populistas durante apenas dos o tres años. Quien encuentre un buen trabajador, no tendrá problemas en incorporarlo a su plantilla laboral. Siempre que pueda despedir a los que no le conviene. Estos, despedidos, pueden ser útiles para otro emprendedor, quien puede tomarlos en su plantilla. O no. Recordemos que las leyes populistas las crearon los políticos para ganar ellos, sabiendo que por cada empleador hay promedio cinco o diez empleados. Sin embargo, la gente es mucho mejor y capaz de lo que las leyes populistas suponen. A la mayoría de la gente le gusta trabajar, y están orgullosas, cuando saben que el país funciona bien, y tienen un administrador sensato que vela por la Constitución bastante buena que tenemos. Promedio, no es aventurado decir que por cada bandido empleado hay cinco o mas honestos y entusiastas trabajadores, y algunos intermedios por ahora no demasiado incentivados. Un experimento teórico podría hacerse en forma experimental, para saber si las leyes peronistas alientan o retrasan la producción nacional. Hace años recuerdo imaginaba que un gobierno provincial- o mas – adoptaba las leyes laborales de algún Estado Norteamericano X para ofrecerlas a sus empleados, en forma que al malo se lo despide y al bueno se lo premia y conserva. Al cabo de cinco años, sabríamos por el resultado, cual de los modelos permitió mayor desarrollo de empresarios y empleadores.
Apostaría que las leyes norteamericanas laborales son mejores que las peronistas. Sin haber estudiado las primeras, desde luego. ¿Porqué el Gobernador de Salta no puede lograr se dicte una ley provincial laboral estilo norteamericano en forma optativa? Dice ser peronista, prima facie parece millonario así que podría intentarlo. Si la ley sale, y fracasa, habrá sido un buen intento. Si tiene suerte, se convertirá en Presidenciable. Este modelo puede repetirse en todas nuestras provincias, si MACRI lo propone. ¿Que juez provincial diría que una ley laboral para combatir el desempleo es violatoria de la Constitución Nacional? Al contrario, entre las atribuciones de las Provincias, nuestra Constitución no veda sino que permite alentar leyes convenientes. No solo las leyes nacionales laborales sirven. Algunas leyes laborales plueden ser mas inteligentes si saben conciliar los intereses de trabajadores y empresarios. Es lo que nos falta para parecer un país que alienta a los inversores. Macri debería saberlo. También, su Ministro de Trabajo, un joven brillante es hijo de un muy exitoso y millonario sindicalista peronista. Ojo: en su momento, hacia 1946, algunas leyes laborales peronistas pudieron haber sido útiles. Hoy, castigan tanto al empleador, que mataron a la gallina de los huevos de oro, el empresario. Dadnos buenas leyes, creo recordar clamaban los pueblos antiguos a Solon y otro legislador, quizás Licurgo. Buenas leyes levantan a los países, malas leyes nos hunden. Obviamente los pueblos hablaban a quienes consideraban Estadistas, algo que todavía Macri no aparenta ser. ¿Donde estan los Estadistas? Educar es fabricar ciudadanos, escribí en 1998, el librito puede leerse desde este blog. Aun mi Estadista soñado no apareció, podría ser MACRI si supiese como alentar el trabajo privado para que el Estado Nacional no sea una pesada carga para el Pueblo. Y tampoco los Estados Provinciales y Municipales. Bandidos sobran. Estadistas faltan. ¿Será MACRI MI ESTADISTA SOÑADO?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: