MACRI ¿alentará leyes laborales provinciales?


Años de Presidencialismo autoritario nos deseducaron en Argentina. Hoy, la gente mayoritariamente supone que el Presidente de la República puede crear mas trabajo privado o impedir que esta actividad productiva disminuya. Incluso Macri parece creerlo, lo sentí ayer viendo que había convocado a una reunión ridícula, molestando a muchisimas personas para ir a Casa de Gobierno a firmar un papel diciendo que no despedirán gente los tres próximos meses. Me hizo recordar a Cristina, incluso sus Ministros cual chupamedias cristinistas a la ex Presidenta, lo aplaudieron demasiado fuertemente apenas entró. Pese a que el Presidente Macri hizo esperar demasiado a los empresarios invitados, eligió reunirse en el salon vecino con sindicalistas, señal de falta de respeto por la puntualidad. Y el motivo de la invitación fue hablar alrededor de diez minutos a empresarios implorando firmen que no despedirán empleados en los próximos meses, y para peor, hubo un libro para dejar constancia de la promesa de empresarios importantes, su palabra pareció no ser suficiente para el Presidente, que en definitiva, es el empleado nacional de mayor rango, cuyas atribuciones constan en el articulo 99 de la Constitución Nacional. Entre ellas NO FIGURA crear mas trabajo privado ni impedir que éste se achique. Si tengo razón ¿porqué el Presidente se equivoca? Una posibilidad sería que el Presidente esta demasiado impregnado por el peronismo autoritario, tuvo la suerte de no haber sufrido las dos presidencias de Perón, y cree que el Presidente tiene mas poder que nadie para que mas empleo privado exista en Argentina.

LEYES PUEDEN INCENTIVAR O DESALENTAR EMPLEO PRIVADO

Argentina surgió como nuevo país exitoso sudamericano después de la constitución de 1860, que incorporó a la Provincia de Buenos Aires, a la República Argentina. Eso mostró al mundo que esta nueva Nación, cuya Capital pasó a ser Buenos Aires, tenía una constitución moderna y progresista, que permitía atraer inversores e inmigrantes, porque les garantizaba algo parecido a lo de la Constitución Norteamericana, en la cual se inspiró, pero no lo suficiente. Porque en USA cada Estado de los que conforman la Unión dicta sus propias leyes laborales, y en Argentina la Constitución de 1960 solo disponía legislar para crear un futuro exitoso, 4 códigos: Civil, Comercial, Penal y de la Minería comunes para todos las provincias. Ergo, dejaba las leyes laborales – que casi no existían – en manos de las Provincias. Como la mejor ley laboral es la ley de la Oferta y la Demanda, sin leyes laborales comunes Argentina progresó a ritmo vertiginoso, hasta 1930, cuando el Presidente electo fue depuesto por militares fascistas, que pusieron a su líder el general Uriburu como Presidente. Ese contaba con el apoyo del joven oficial Juan Domingo Perón, que ulteriormente fue puesto por sus pares fascistas militares como candidato presidencial para el periodo 1946/52 y fue electo.
En dicha oportunidad, influido por leyes fascistas italianas o españolas, Perón reformó la Constitución para poder ser reelecto para el periodo 1952/58, pero desgobernó tanto que sus pares militares lo eyectaron de la Presidencia en 1955. La Constitución de 1952 fue aprobada por mayoría, quizás porque incluía derechos laborales comunes para todo, y Argentina con leyes que desalentaban a los empleadores con el propósito de conseguir votos de los trabajadores (calculemos que por cada empleador puede haber diez trabajadores, de modo que halagar a los empleados genera mas votos que favorecer a los patrones).
Esta torpeza cuya intención fue aferrarse alguien al Poder cambiando la Constitución, fue un error histórico. Pero su mal mayor posiblemente fue legislar una ley laboral común para todo el país, abandonando la costumbre exitosa de que cada provincia legislara sus leyes laborales. Algo sensato, porque las necesidades de legislar son distintas y la oferta y demanda de mano de obra también. Y las leyes laborales que sobre protegen a los empleados desalientan a eventuales empleadores. Esto refleja hoy el dilema absurdo de MACRI respecto a la ley laboral que está en tratamiento del Congreso y tiene aprobación del Senado con mayoría peronista, y se sabe que si resulta aprobada por Diputados y promulgada, el Gobierno se sentirá derrotado por los opositores kirchneristas y peronistas, porque el objetivo es inconstitucional: duplicar el monto de indemnización por despido. En todo el mundo se sabe que el empleador necesita derecho a despedir gente, si quiere reemplazarla o la empresa está perdiendo producción o dinero. Países que sobre protegen a sus trabajadores fracasan, porque desalientan inversores, que eligen a otros países. Igual que los paises con gobernantes corruptos, que desalientan inversiones y su pueblo se empobrece, caso Argentina desgobernada por Duhalde, Nestor y Cristina Kirchner desde el 1 de enero de 2002 hasta que venció la segunda presidencia de Cristina Kirchner en diciembre 10 de 2015.

¿QUIEN CREA TRABAJO PRIVADO?

Leyes sensatas alientan el trabajo privado, la Constitución es una ley, la mas importante porque nos organiza como Nación. Pero respecto a crear empleo, la incorporación de derechos laborales nacionales iguales y comunes resulta perjudicial. Tenemos 24 provincias, si incluimos entre ellas a la ciudad autónoma de Buenos Aires. Ergo, hay 24 Legislaturas, cada una debería dictar sus propias leyes laborales, para organizarse mejor que las restantes. Las que lo logren atraerán inversores y atraerán desocupados que busquen trabajo en donde exista demanda.
La sana competencia entre provincias y sus gobernadores y legisladores influirá para bien. Hoy Argentina tiene mas gobernadores peronistas autoritarios (dudo haya gobernadores pobres, sean peronistas o de otro símbolo político, sospecho todos se enriquecen siempre en Argentina, unos mas y otros aun mas. ¿Conocen gobernadores pobres? por favor, informarnos que lo difundimos.
En teoría, si existieran leyes laborales provinciales, algunas provincias mejor “legisladas” crecerían mas que las restantes. Y para eso – por suerte – no haría falta cambiar la constitución, porque si algún gobernador sensato de cualquier partido político eligiera o supiera convencer a sus legisladores que aprueben leyes laborales sensatas que alienten el empleo y la instalación de empresarios productivos en su territorio, el crecimiento estaría asegurado. Incluso, habría mayor riqueza provincial. Y – aunque es feo decirlo – el gobernador exitoso podría robar pero igual sería apoyado por sus votantes. Y entonces nadie se ocuparía de decir que las leyes laborales exitosas provinciales son inconstitucionales. O casi nadie.
Eventualmente, la Corte Suprema de Justicia de la Nación, cuyo desempeño es criticable por haber sobre protegido a Presidentes bandidos, dudo se anime a declarar inconstitucional una ley laboral provincial si ella implica mayor demanda de empleadores y de empleados en la Provincia. Porque los jueces podrán en ciertos casos ser corruptos o defender injustamente a los Presidentes, pero suelen entender cuando les conviene sostener que ciertas leyes laborales provinciales exitosas no violan la Constitución Nacional. De hecho, los arts. 123,124,125 no lo impiden, y el 126 no les impide dictar leyes laborales, aunque prohibe dictar los códigos Civil, Comercial, Penal y de Minería.

MACRI LEGISLADOR EXITOSO

Por la forma en que sus ministros ayer lo aplaudían, Macri parece el Amo TOTAL, aunque se haga el simpático y cree engañarnos. Obvio que algunos de sus Ministros tendrán mas oportunidad de enriquecerse que cualquier otra persona, y de hecho ya hay gente sospechada y denunciada en el nuevo gabinete Macrista.
Empero, si Macri quiere que mas empleo provincial se genere, debe convencer a los gobernadores que dicten legislaciones provinciales de emergencia, y también que ofrezcan condiciones especiales a inversores para que creen trabajo para sus provincias. Y atraigan mano de obra calificada de otras provincias o del exterior, también. El mundo esta suficientemente globalizado para que aparezca un Macri que comprenda que a las leyes laborales sensatas las crea la ley de la oferta y la demanda, y no el Presidente de turno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: