¿Ministro de Cultura culto nos sirve, si falta moneda confiable?


Anoche por T.V. me impactó favorablemente nuestro Ministro de Cultura y hubiera querido hacerle un par de preguntas respecto al gobierno Macrista y sus economistas extraños. Pero una hubiese bastado: ¿porqué Macri cree posible que Argentina funcione como un país si no tenemos moneda confiable, y la gente se queja de que la inflación continúa y el Kirchnerismo insiste en que PRO ha fracasado?

El ABC de la cultura indicaría a partir de la aparición de la moneda de papel (antes de oro, plata o bronce) los países serios tienen moneda seria, y que ningún Gobernante es mejor que la moneda de su propio país. Y los gobernantes ladrones roban a sus pueblos a través de la inflación o hiperinflación, para robarnos mejor: Perón, Videla-Martinez de Hoz, Alfonsín, Duhalde y los Kirchners. El ministro de cultura lo sabe, y puede explicarlo en términos claros al Presidente, que es ingeniero y pretende que la gente le crea cuando promete estabilizar un papel moneda argentino en el cual nadie confía, máxime cuando nuestro Banco Central de la República Argentina dispuso vender dolares a futuro sin necesidad, y eso costó a los argentinos alrededor de 140 mil millones de pesos. ¿Es posible semejante estafa sin que los grandes bandidos estén presos en forma preventiva? ¿Porqué nos perjudican en forma impune, ya que en vez de frenarse el pago fraudulento, la administración Macri eligió pagar?

El ministro de cultura no explicó como absoluta prioridad argentina el poder medir valores económicos internamente con una vara confiable. La moneda es como el lenguaje, requiere común entendimiento para que la sociedad pueda entenderse. El Babel se perdió el común lenguaje y la Torre se derrumbó y la sociedad se salvajizó. Igual sucedió con Argentina pujante hasta digamos 1920 cuando apareció el autoritarismo fascista, desapareció la moneda metálica oro o plata, y se produjo la crisis mundial que llegó a Argentina hacia 1930: los contratos en oro arruinaban a los deudores, fueran países o particulares. La crisis norteamericana fue gigantesca, pero apareció contratado un inglés que reorganizó la economía yanqui, haciendo que el dolar atado al oro fuese respetado frente al resto del mundo, pero dentro de la Unión los tenedores de dolares no podían canjearlos por oro. Con ese esquema simple, se aprovechó que el pueblo norteamericano estaba acostumbrado a que su dolar fuese moneda confiable. Y también logró que el resto del mundo confiara en el dolar porque podían los extranjeros canjear desde el exterior sus dolares a cambio de oro. Confiabilidad en que dolar=oro permitió que los países extranjeros y sus poblaciones prefirieran cambiar su oro y recibir dolares, una moneda práctica para intercambiar bienes y servicios en casi todo el planeta. Así, el oro fue fluyendo a la Unión Norteamericana, al ser cambiada por dolares que emitía la Reserva Federal. Los demás países importantes – Francia, U.K., Japón y Alemania no pudieron mantener estables sus monedas. En Particular, al terminar la segunda guerra, el Reino Unido tuvo que entrar en default y declarar la inconvertibilidad de la libra esterlina, ex moneda importante del Imperio Británico. A Argentina nos debían mucho y no nos pudieron pagar con moneda seria, pero Perón tuvo que aceptar recibir lo que pudo, en particular pertrechos militares sobrantes de la guerra, que Argentina no necesitaba y los países vencedores tampoco. Ojo, por razones políticas, hay distintas versiones del fenómeno del cese de convertibilidad en todos los países menos USA. Pero gracias a Keynes, dicen, USA se convirtió en la potencia económica que lideraba al mundo. Otros podríamos decir que USA mejoro porque es un país que cumple con sus compromisos internacionales. Otros dicen que es porque son democráticos, o por imperialistas. Pero lo cierto es que en el planeta el dólar sigue siendo la moneda mas prestigiosa. Todos lo saben, el oro ha sido reemplazado por los dolares y hoy la Justicia Argentina investiga o simula investigar el paradero de millones de dolares provenientes del desgobierno de los Kirchners, que es mucho mayor que el botín robado de gobiernos anteriores, incluso el de Perón, que se supone era muy grande.

¿Porqué el ministro de cultura no aconseja al Presidente Macri a implantar ya mismo una vara de medición confiable para los bienes y servicios dentro de Argentina? Si la moneda fuese el dolar norteamericano, la economía argentina sería mucho mas confiable que con el peso kirchnerista al cual Macri promete estabilizar. Parece mejor permitir que los contratos se celebren en dolares, para no perder tiempo en paritarias para reajustar salarios. Y sobre todo, conviene que la gente ahorre y tome créditos en dolares a tasas razonables, no superiores al seis por ciento anual, para alentar a los propietarios de dolares en el exterior a depositarlos en el Banco de la Nación Argentina, y éste pueda financiar proyectos constructivos privados a largo plazo, tipo viviendas y otros bienes de primera necesidad, que hoy necesitamos y no podemos producir porque el ahorro de los argentinos está malyoritariamente en dolares en el exterior, o invertida en bienes inmuebles o bonos o en Paraísos Fiscales.

Intercambiar civilizadamente bienes y servicios es la base de la cultura de pueblos y naciones. Para contratos a largo plazo, la moneda estable dolar es mejor que el peso, no hay que tener la cultura del ministro de cultura para entenderlo. Cualquier chico lo sabe. Macri y Cristina F. de Kirchner también. Ergo, Argentina podremos tener cultismos funcionarios incluyendo al Ministro de Cultura Pablo Avelluto que me impactó muy favorablemente. Pero SIN MONEDA CONFIABLE no saldremos rápido adelante los argentinos, tendremos que esperar a que los economistas del gobierno macrista logren arreglar la economía, algo que nos prometen todos los gobiernos argentinos al comienzo, desde que tengo uso de razón. Y nunca lo lograron, la convertibilidad menemista parecía destinada al exito pero la ambición de los peronistas que querian volver a manejar el Gobierno y tener dinero argentino inflacionario, nos derrotaron. Por eso Alfonsin y Duhalde se aliaron para que de la Rua fuese derrocado y fuese designado Duhalde como presidente sin haber sido votado por el pueblo. ¿Porque nos impiden los gobernantes usar una moneda confiable para todos los contratos y obligaciones, tipo el dólar? PARA ROBARNOS MEJOR, parece la respuesta. Medir con una vara inservible es propio de bandidos y muchos estamos cansados de presidentes ladrones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: