medir capital constante es posible y URGENTE


Años atrás,  cuando era Presidente  Alfonsín, este problema necesitaba ser resuelto pero supongo que a su Gobierno no le interesaba o él no comprendía la importancia del tema. Supongo ya estaban acostumbrados a vivir sin moneda seria y creían que la emisión de billetes a través del Banco Central era el mecanismo adecuado para resolver los problemas argentinos. Por eso Alfonsín tuvo que dejar la Presidencia seis meses antes, no supo frenar la hiperinflación en forma sensata. Hoy Macri pareciera no querer frenar rapido la inflación, algo posible si usara un sistema sensato para medir bancariamente los ahorros y creditos bancarios en forma actualizada en forma sensata, para alentar que el ahorro quede en el pais y sirva para que Argentina recupere la economía privada. Y la gente no necesite pedir ayuda al Estado, que nunca llega en cantidad necesaria. Pero sí llega cuando hay Estadistas, cosa que en Argentina desaparecieron, ver ¿Donde están los Estadistas? Educar es Fabricar Ciudadanos desde este blog, publicado en 1998. Cliquear margen derecho del blog.

            La solución sensata requiere que el ahorro nacional pueda quedar en el país y retorne el crédito bancario a largo plazo, que estaba casi en extinción, excepto para los amigos del Poder. A los banqueros ésto parece no interesarles, ganan demasiado prestando dinero a corto plazo y tasas enormes de interés. Por carecer de Estadistas, Argentina se convirtió en nación populista con Presidentes bandidos o incapaces, y declinamos. Ya no somos el gran país que fuimos pero podemos recuperarnos, con sentido común y trabajo productivo. Recordemos años atrás.

             Era posible en teoría crear una “canasta” de valores constantes, y con ese objetivo fue publicado en Tiempo Argentino el artículo “La capacidad de ahorrar y su cara opuesta, especular” en julio de 1984. La propuesta de canasta consistía en tres elementos: 20 kilogramos de trigo (mercado de Chicago), 1 gramo de oro (mercado de Londres y 20 dólares al tipo de cambio libre. Esto hubiera permitido contabilizar el ahorro y los créditos en términos de U.V.C. (unidades de valor constante) para que la gente tuviese la posibilidad de depositar sus capitales en nuestro sistema financiero, sin necesidad de enviarlos al exterior o guardarlos debajo del colchón, normalmente en dóares billete como había sucedido desde que el peso argentino perdió su credibilidad (y de paso, trece ceros al día de hoy).

               Lamentablemente, Alfonsín, por razones electorales, lanzó una disparatada reforma  “monetaria” que estuvo condenado al fracaso desde el comienzo, y que fue conocido como el Plan Austral. Tan malo era el plan, que desde   Un equipo económico desobediente el 5 de agosto de 1985, desde La Nueva Provincia, fue preanunciado su fracaso.  Y como sucede con las cosas tramposas y malintencionadas, terminó con una pavorosa hiperinflación que todos recordamos y costó a Alfonsín – por haberle hecho caso a sus economistas dirigistas – la renuncia anticipada a la Presidencia.

                 Pese a que la convertibilidad – el uso del patrón dólar – nos dio una década de estabilidad, los Gobernantes no supieron achicar los gastos del Estado, y el Gobierno de De la Rúa colapsó precisamente porque el ministro Cavallo no quiso adaptar la economía a un país con moneda seria y continuó el despilfarro de fondos, mediante emisión de bonos y el manoteo del ahorro nacional, hasta que el sistema colapsó en diciembre del 2001 con la renuncia del Presidente.

                 Con tanto éxito ha sido satanizada la década de los noventa, por los posteriores gobiernos, que hoy hablar de redolarizar la economía es una mala palabra a los ojos del gobierno y de la mayoría de la sociedad.

                  Sin embargo, hemos vuelto marcha atrás, a la época de la barbarie alfonsinista, cuando el país al carecer de moneda, no tenía prácticamente sistema financiero. Y precisamente hoy, un gobierno bienintencionado como dice ser el actual, tendría que REINVENTAR algún mecanismo de medir capital constante seriamente, aunque por razones políticas la dolarización le resulte inaceptable.

                   Convencido estoy que hay un dilema de hierro: o seguimos sin medir capital constante seriamente y no crecemos al nivel que necesitamos, o algo se vuelve a inventar, aunque sea diferente a la convertibilidad menemista.

                   Me pregunto si no ha llegado el momento en que una canasta de moneda tipo aquella arriba mencionada sea implantada para nuestro sistema financiero, y permitiendo al mismo tiempo que los actuales pesos deshonrados sigan circulando.

                     Posiblemente, a aquella canasta que propusimos  podría ser modificada ligeramente, hoy que existe la nueva moneda Euro. Su composición podría quedar tentativamente así: 20 kilogramos de trigo, 1 gramo de oro, diez dólares y diez euros. Podrían ser incluidos el yen, la soja y/o el petróleo, pero calculo que sería demasiado complicado.

                     Mas que la composición  de la canasta, lo importante es contar con U.V.C., es decir, con mecanismos de medir capital constante en forma seria para que localmente la sociedad pueda ponerse de acuerdo en contratar, trabajar, producir, ahorrar y tomar créditos. Y esto se lograría con el sistema sin necesidad de abandonar nuestro actual peso deshonrado, al cual tanto parece amar el Gobierno actual y tanta desconfianza a mediano plazo genera en la sociedad.

                    Mientras el Estado no sepa o pueda achicar sus gastos, puede iniciar una guerra nacional o provincial al desempleo, legislando una canasta de monedas para alentar ahorro y credito. Y estar bien diseñada para convertimos en un país serio y sensato. Y para esto parecemos depender del Presidente, pues en países con cultura “presidencialista” esto parece inevitable. Esperanzas tenemos, pero IMPACIENCIA también, porque la sociedad sigue transitoriamente salvajizada, y uno de los principales motivos es el carecer de una moneda confiable. De allí que el U.V.C., como moneda de cuenta y para celebrar contratos y obligaciones, es una alternativa a considerar, que es mucho mejor que seguir como estamos hoy.  
 
HOY CON MACRI PRESIDENTE

Macri intenta convencernos que es honesto y su equipo económico excesivo también, pero promete frenar la inflación igual que los Presidentes bandidos, A FUTURO. (para que subsista y se pueda seguir robando desde el Estado ladrón, ya que en Argentina inflación=corrupción presidencial. 
¿Porqué MACRI no elige alentar desde hoy el ahorro y el crédito a largo plazo en términos de Unidades de Valor Constante, si lo necesitamos? ¿Prefiere el Gobierno endeudarse Argentina cada vez mas pagando intereses en dólares y supuestas comisiones a los intermediarios, en vez de alentar que el ahorro gigantesco de los argentinos afuera del sistema financiero se deposite en pesos actualizados por U.V.C. sin endeudarse Argentina aún mas? Un Estadista preferiría que el Estado sea financiado por los argentinos, no desde el exterior, cuando se dice hay cuatrocientos mil millones de dólares que no reingresan por miedo al sistema financiero ladrón argentino. Endeudarse Argentina en forma innecesaria muestra que Estadista no tenemos en la Presidencia, pero esto puede cambiar. Apenas necesitamos medir capital constante en forma sensata, es muy sencillo, siempre que el Presidente sea tan honesto como dice ser. Así volverían el crédito bancario a largo plazo, para construir todo lo que Argentina necesita, mediante financiación a 30 años o incluso mas. Podríamos construir millones de viviendas privadas que generarían trabajo a millones de hoy demasiados desocupados, sin necesidad de gastar divisas, porque la totalidad de los insumos y mano de obra está desde siempre, pero los Presidentes bandidos o insensatos se niegan a reinventar el sistema financiero sensato. Creemos la actualización del hoy inseguro peso argentino puede lograrse en 24 horas implantando Unidades de Valor Constante, y la economía se pondría en marcha acelerada casi sin necesitar divisas. Ahorrar en pesos actualizales por U.V.C. lo permitiría . Entonces endeudarse a largo plazo sería viable, viviendas y otras construcciones podrían fabricarse, sin gastar divisas.  Los dolares ahorrados repagarían la alta deuda externa actual, y millones de actuales desocupados se incorporarían al trabajo productivo, habrían mas casas, hospitales, escuelas y esa mayor actividad generaría mas producción y riqueza privada, junto con mas ingresos para los estados Provinciales, Municipales y Nacional.                                       

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: