¿DOLARIZAR?


https://argentinasalvajizada.wordpress.com/2009/05/22/hiperinflacion-o-dolarizar/
Para los argentinos, el dólar norteamericano es la moneda confiable internacional. En el resto del mundo, casi todos coinciden. Los gobiernos la mencionan para explicar sus planes económicos, y para pedir dinero prestado. Durante la convertibilidad – dolarización disfrazada para no herir la susceptibilidad nazionalista peronista – la estabilidad se logró en apenas seis meses, y duró diez años, sobreviviendo al gobierno de Menem, porque el opositor Radical Presiente de la Rúa prometió continuarla para mantener la estabilidad, su adversario Eduardo Duhalde Peronista tradicional, se oponía, diciendo que era desastrosa (de hecho, a los gobiernos ladrones la estabilidad les impide robar via inflación, algo que hicieron Perón, las 3 veces que fue Presidente, Alfonsín, Duhalde y los Kirchners (Nestor en menor escala) y ademas los gobiernos militares de Ongania, Videla y Galtieri.
Si a un empleado u obrero argentino le proponen salario en peso o en dolares, creo el 99% elige correctamente, porque el peso es nada confiable, un problema cultural o mejor dicho, patología política para enriquecer al Presidente de turno, civil o militar.

Menem fue peronista práctico, logró reformar la constitución para ser reelecto, merced a haber frenado la hiperinflación alfonsinista que causo hipercorrupción y nos sumió en el caos. Lo voté para su reelección, por considerarlo el Estadista que reinventó (con ayuda de Steve Hanke, del Cato Institute) la convertibilidad donde un peso siempre valdría un dolar, porque los pesos convertibles eran los “vales” que circulaban y permitían al tenedor abstracto presentarlos al Banco Nacion Argentina y canjearlos uno a uno por dolares norteamericanos, y llevarlos al exterior, garantizando que Argentina volvía a ser un país tan confiable, que invertir aquí sería ventajoso para los extranjeros y los argentinos.

¿MACRI ESTADISTA?

Hasta ahora, Macri fue un mediocre intendente municipal reelecto. Como candidato Presidencial tuvo la suerte de estar Argentina tan desgobernada desde Duhalde en adelante, y que Cristina no podía ser candidata a una tercer Presidencia, que en balotaje y por pequeñísimo márgen derrotó al hipercristinista Gobernador Scioli. La herencia recibida del cristinismo es terrible, un pais avasallado moral, jurídica y económicamente por la ex Presidenta. Estos factores inclinaron la balanza a favor de un no peronista, y por eso Macri se enfrenta al drama de la inflación creciente, las estafas de los últimos gobiernos y que en el Banco Central no existían reservas. Esto permite compararlo con Menem, que con su convertibilidad, NO NECESITO que Argentina atesorara reservas, ya que los dolares que detentaba el Banco Central no eran propiedad estatal, sino apenas fondos ajenos, depositados voluntariamente por exigencia de la ley de convertibilidad, para que fuesen emitido los pesos convertibles a dolar, y siguieran canjeándose a la par. Pero los peronistas se hicieron los distraídos, prefirieron estafar a los confiados inversores que depositaron dolares con el Banco Central para recibir pesos convertibles, mediante un mecanismo delictivo que pasó inadvertido para la enorme mayoría de los argentinos y del mundo. Pero NO para Steve H. Hanke, el inventor a pedido de Menem, de la famosa convertibilidad del peso al dolar. Hanke publicó un artículo famoso titulado LA ESTAFA LEGALIZADA creo en la revista Forbes, y el mundo se enteró que Argentina vía su Presidente de facto no votado,senador Eduardo Duhalde, se había quedado con los dolares ajenos depositados con el banco central. Fue una estafa enorme para su época, enero de 2002, cada dolar valía casi tres dolares de hoy. Eso obviamente provocó el default y el desprestigio, algo que todavía no fue corregido, y que Macri y su partido Cambiemos promete arreglar. ¿Por donde empezar a arreglar un entuerto? Hay distintos caminos. Cristina Kirchner creía que podía solucionarse el problema olvidándolo, pero los acreedores internacionales de Argentina lo impedían, y los dólares ya no estaban en el banco Central, porque entre Duhalde, Nestor y Cristina Kirchner los dilapidaron, junto con el escaso prestigio que quedaba al país.
Si el problema es la inflación y la falta de credibilidad de Argentina, lo obvio era un cambio de gobierno, con la esperanza de que aparezca electo un Estadista para Presidente. Menem resolvió la falta de credibilidad del peronismo mediante la dolarización via convertibilidad, algo que mostró al mundo que el Presidente no es tan importante como la MONEDA por la que el país se entiende internamente para medir los contratos y transacciones que deben efectuarse para que cuarenta millones de personas convivan y trabajen productivamente en forma pacífica, y además algunos bandidos Presidentes, Gobernadores e Intendentes sobren a sus gobernados. Menem, creo recordar, no criticó a su antecesor Alfonsín, porque era obvio que la hiperinflación había demostrado que tuvimos un inútil y corrupto presidente, o quizás un bien intencionado pero incapaz Presidente que tuvo la desgracia de tener que administrar un país saqueado por los bandidos militares que acababan de perder la innecesaria guerra contra el Reino Unido que desencadenaron para intentar recuperar el desprestigio militar argentino durante años. Sin derrota militar en Malvinas, hoy podríamos seguir teniendo militares ineficaces y ladrones, y estaríamos quizás peor que hoy, habiendo sido desgobernados por todos los presidentes desde Fernando de la Rúa a Cristina inclusive.

LA PRIORIDAD

El drama argentino numero uno entiendo es Argentina carece de un metro común para calcular valores constantes en forma seria, la MONEDA CONFIABLE.
Para Macri, un ingeniero inteligente que triunfó en su lucha por el Poder, eso NO ES PRIORIDAD, confía en que el peso se estabilizará gracias a las recetas que recibe de sus asesores. Promete cosas ridículas, tipo “pobreza cero”, al estilo Bergoglio, quizás para chuparle las medias. Jamas habrá gente que no se considere pobre, los humanos somos distintos.
Pero tenemos parámetros elementales comunes útiles: hablamos y entendemos el idioma español, sabemos sumar, restar y otras operaciones numéricas, y también aprendimos que es posible intercambiar civilizadamente bienes y servicios, para evitar la violencia. En esto hay excepciones peligrosas, pero la enorme mayoría coincide, sabemos que es mejor la paz que la guerra.

Pero lo que hoy nos falta es la MONEDA, el mecanismo para intercambiar contratos y obligaciones en forma civilizada. Falla porque el metro o herramienta de medición, es achicado en forma permanente por el Estado ladrón, via inflación. Porque el objetivo de muchos que llegan al Poder es enriquecerse ellos y sus amigos, y que el resto se las arregle como pueda.

Lo malo de carecer de moneda confiable e instituciones confiables tipo la Justicia es que el ahorro nacional no usa los circuitos naturales normales, el sistema financiero, sino que huye. Por eso, un país con tanta riqueza potencial (un siglo atrás Argentina era considerada una maravilla desde el exterior) carece del acuerdo básico elemental, la MONEDA creíble, porque los desgobernantes la destruyeron y nunca será recuperada, al menos mientras yo viva, porque tengo 77 años.

Si hubiera un proyecto de ley de declarar que la moneda argentina será el dolar norteamericano, es posible que los diputados y senadores lo mediten y lo aprueben, y que el Presidente Macri lo promulgue. Eso arreglaría el error de Menem, que en algún momento creo propuso dolarizar en serio, usando dolares verdes made in USA en vez de pesos convertibles, pero el nazionalismo argentino era demasiado fuerte, máxime cuando acabábamos de perder la guerra de Malvinas, que nosotros provocamos (nuestros militares, aclaro). En Ecuador usan al dólar, y a ellos les va bastante bien, pese a ser “bolivarianos” porque tienen un presidente autoritario que estudio en USA y sabe – creo lo dijo alguna vez – que debe mantener al dolar como moneda ecuatoriana, para que la gente siga teniendo confianza en el gobierno (el de Correa) que al paso que vamos, durará muchos años. ¿Es mejor Correa que Macri? Poco importa, la riqueza de un país la producen sus habitantes, aunque a veces la destruye su Presidenta, tal como ahora estamos advirtiendo a medida que nos enteramos de las estafas kirchneristas y cristinistas.

Es mucho mas fácil tener al dolar como moneda, que estar calculando las variaciones de cambio con el peso, una costumbre horrible argentina. Es mas útil el pasaporte norteamericano que el Argentino, pero prefiero el nuestro. Solo que sin peronismo corrupto, dicen que no necesitaremos pasaporte para viajar a la Unión. Dicen que Macri tiene pasaporte italiano, y quizas prefiere el euro al dolar. Pero podría proponer un REFERENDUM entre peso o dolar para el futuro argentino, y si a los gobernantes argentinos se les prohibiera emitir moneda nacional, todo funcionaría mejor, nos robarían MENOS los presidentes y sus amigos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: