Empobrecidos x Cristina, los salarios bajarán


El cristinismo nos empobreció, y deberemos mayoritariamente empobrecernos algo. Si la moneda nacional fuese estable, los salarios de empleados estatales disminuirían, si un 15% quien percibía 10.000 recibirá 8.500 porque un Estado empobrecido debe gastar menos (o endeudarse aún mas). Tenemos un precedente: con Fernando de la Rúa y López Murphy, ministro de economia y un gabinete ministerial plagado de economistas encontró que técnicamente lo correcto era bajar los salarios. Pero como la moneda argentina era el dolar, debido a que regía la convertibilidad, y al dolar no lo imprimimos en Argentina, propusieron reducir un 13% los salarios, ej. quien percibía 10.000 pesos convertibles bajaba a $8.700. Era una reducción real respecto del dolar, muy parecida a la que hacen los gobiernos inflacionarios argentinos sin convertibilidad: el objetivo es reducir salarios: todo país robado por su Presidente y asociados empobrece a su pueblo.

Igual que cuando una guerra se pierde. Esto sucedió con Galtieri, de la Rúa y Cristina K., pero al General Galtieri nos lo impusieron sin consultar los militares, con el relato falso de la soberanía nacional para proyectarse en el Poder sin necesidad de votos durante varios años mas. A de la Rúa y Cristina los votamos, nos robaron y debimos pagar los platos rotos. A de la Rúa lo echaron porque no era peronista y Duhalde necesitaba la Presidencia que había perdido dos años antes al haber el Pueblo elegido a de la Rúa. Porque de la Rúa prometió mantener la estabilidad y lo hizo. Sospecho los peronistas necesitaban dinero y poder, e inventaron hechos vandálicos que posibilitaron el golpe de Estado para que en solo un mes, el perdidoso Duhalde fuese electo Presidente por la Asamblea Legislativa, esquivando inconstitucionalmente el voto popular al cambiar la ley de Acefalia entre el fatídico fin de año 2001 y el idem comienzo del 2002. Simultáneamente anularon la convertibilidad, posibilitadi la temible inflación del peso ya no convertible, que enriquece a Gobernantes y Asociados y empobrece a la gran mayoría de los argentinos.

Macri como ingeniero necesita en corto tiempo que la inflación disminuya y eso se advierta. Lo que robaron desde los 8 años de Cristinismo no es posible calcular, porque el INDEC – palabras que oí ayer del licenciado Todesca, a cargo de la difícil tarea de recomponer los indices de precios reales, que en Argentina son difíciles de calcular, a menos que usemos tres parámetros confiables, según nuestro blog: el dolar en primerísimo término, aunque Todesca lo haya omitido mencionar ayer, y después el indice de precios de la Ciudad Autónoma y su equivalente de la Provincia de San Luis.

El sentido común indica que remontar la pérdida causada por engaños y robos de los últimos ocho o doce años requiere bastante tiempo. Los kirchneristas e izquierdistas sostienen que Macri está provocando inflación porque el Estado emite dinero, y con eso buscan distraer a la opinión pública para que comencemos a desconfiar del recién electo Presidente, cuya victoria puso en descubierto el desprestigio del kirchnerismo y el peronismo. Los gobernadores provinciales necesitan dinero fresco que solo puede fabricar el Gobierno Nacional generando mayor inflación, y comienza un tira y afloje para presionar al Gobierno Nacional. Si éste no entrega dinero inflacionario a las provincias, al estar desgobernadas desde siempre, la diferencia entre Ciudad Autónoma y Provincia de buenos Aires con el resto del país (22 provincias) seguirá aumentando. Y si entrega suficiente dinero inflacionario para que las provincias generen mayor trabajo en su territorio, habrá empapelamiento excesivo de pesos y la inflación aumentará. Máxime cuando los gobernadores suelen ser bastante bandidos, hacen desde joven la carrera del Poder y los que llegan a mandar, son autoritarios y difícilmente se empobrecen Gobernando provincias. La prueba está a la vista: nuestros Gobernadores suelen ser gente con patrimonio personal considerable a veces en manos de testaferros.

¿EXISTE SOLUCIÓN A LA ECONOMÍA ARGENTINA?

Un cambio es posible, siempre que resulte electo un Presidente sensato y honesto, y a Macri todavía no podemos medirlo con seguridad, porque sus antecedentes son sus ocho años como Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, donde también sucedieron cosas sospechosas, como hemos informado en particular con la misteriosa e incomprensible ley 4.004 que Macri no vetó, que costó al pueblo de Buenos Aires mas de veinte millones de pesos a cambio de …….NADA (leer dicha ley 4004 en Google o buscar en nuestro blog charlas vinculadas al derrumbe en 2011 del edificio Bartolomé Mitre al 1200 a 3 cuadras del Obelisco porteño.

CAMBIOS QUE SUGERIMOS

1) que cada provincia se comporte como la Constitución ordena: se ocupe de percibir sus impuestos, aumentando los existentes, y BAJAR gastos provinciales al máximo, son excesivos, ya que la cantidad de empleados públicos en cada provincia implica un porcentaje enorme del gasto total.
2) Que cada provincia dicte leyes laborales provinciales para atraer a desocupados que quieran trabajar percibiendo poco, en vez de intentar sobrevivir del Estado con planes para ayudar a pobres que pueden trabajar. La provincia que mejor legisle en forma sensata, atraerá mano de obra ociosa de otras provincias e inversores dispuestos a contratarla, siempre que los gobernadores sean gente de confiar. La provincia mas confiable parece San Luis, su indice es un de los dos recomendados por el licenciado Todesca para calcular inflación y variaciones de precios. El otro es el de la Ciudad Autónoma.
3) Que las provincias se endeuden en el mercado local e internacional con fines serios. En algunos casos Gobernadores bandidos engañaran a sus vecinos, pero otros serios y honestos comprenderán que cada provincia puede y debe luchar competitivamente con las restantes para atraer inversiones que ocupen mano de obra privada. Los buenos gobernadores serán reelectos, los bandidos descartados, porque el pueblo está aprendiendo a votar, especialmente desde que es inaceptable golpes de Estado a nivel nacional, provincial y casi municipal.
4) Conviene que la Ciudad Autónoma cambie su estatus y se convierta en Provincia, al igual que las 23 que tenemos. Esto causará que su jefe de gobierno se convierta en Gobernador provincial, y si debe litigarse contra el Estado Nacional, sea directamente en única instancia ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Esto surge de la triste experiencia de Macri amenazado por el cristinismo, que pudo haber sido encarcelado siendo Jefe de gobierno, si algún Juez lo ordenaba, sin necesidad de ser sometido a juicio político previo. Cuanto antes, mejor. A los gobernadores hay que respetarlos. Pero apenas hay indicios graves de incurrir en delitos, deben ser investigados en serio por la Justicia. Sería conveniente que a los gobernadores los juzgara la Justicia Federal, porque los Tribunales Supremos provinciales parecen tener dificultades para actuar con independencia,porque en las capitales de las Provincias los vecinos se conocen y suelen ser amigos o parientes, y eso dificulta un juicio imparcial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: