INCENTIVAR TRABAJO PRIVADO-


El Gobierno de Macri nos pide confianza en Argentina, y la mayoría la tenemos, emigrar no podemos. Un problema a resolver es la maldita desocupación, no solucionable con mayor empleo publico. Si lo fuese, seríamos todos empleados del Estado, algunos cobrarían mas y otros menos, pero tendríamos un modelo inoperante porque los Presidentes y amigos se seguirían enriqueciendo. Ergo, necesitamos empleo privado, y no publico, pero para ello algo debe cambiar: la falta de capitales en el sistema financiero argentino impide que las cosas mas necesarias sean construidas, tipo viviendas que faltan en cantidades enormes en nuestra desgobernada Argentina.

El trabajo privado puede crecer rápido, si hay voluntad del Ing. Macri. Posible es alentar el ahorro bancario en dolares, optativo para los bancos privados, mediante el pago de intereses razonables a los depositantes, tipo LIBOR mas 3% anual, para que los deudores no paguen mas de un 5% anual y reaparezcan créditos a veinte y treinta años. Una forma de incentivarlo sería que los ahorristas en cuentas en dolares no paguen impuestos por los intereses que perciban, así aumenta el volumen prestable. Supongo los bancos internacionales serios captarán dolares a corto plazo y represtarlos a mediano y largo plazo, si el Banco Central resulta capaz de achicar la emisión monetaria, para que el peso tienda a estabilizarse. Sin cometer los errores y horrores de permitir pagar intereses en dolares ridículamente altos, como sucedió durante la convertibilidad, donde la tasa en dolares llegó a ser demasiado alta, por falta de control por parte del BCRA.

MOTOR DE LA EXPANSIÓN DEL EMPLEO PRIVADO

Construir viviendas es fácil, con Gobiernos serios. El Banco Hipotecario permitió construir muchas viviendas sesenta o mas años atrás, y eso generó producción y empleo en casi todo el territorio. Aunque mas en las grandes ciudades, donde hay mas oportunidades de trabajo y mayor poder adquisitivo, y eso generó una migración de gente del interior a las capitales provinciales y a la ciudad de Buenos Aires mayoritariamente. Creo recordar fue en la época de Onganía que hubo una explosión de construcción de departamentos en Buenos Aires, el Banco de Galicia y Buenos Aires donde fui empleado hacia 1962/63 fue uno de los bancos privados que mas contribuyeron a la producción de viviendas.
Una ventaja de la construcción es que casi nada debe importarse, de modo que genera trabajo local y produce bienes imprescindibles.

Impulsar desde el Estado con leyes sensatas la construcción privada se basa en permitir que los bancos privados compitan entre si para captar ahorro y prestarlo a mediano y largo plazo. Es posible, lo hicimos y podemos volverlo a hacer. Presidente Macri como ingeniero lo sabe. El tema debe aparece en la agenda del gobierno, cuanto antes mejor. Con empleo privado en alza, será mas fácil eliminar innecesario empleo estatal, hoy exageradamente alto por razones “sociales”. La misma cantidad de personas en la actividad privada produce mas que en la actividad publica, y eso permite Estado Nacional, Provincial y municipal menos costoso y mas eficaz, es decir, beneficio para todos. El ahorro es la base, y existen millones de dolares temerosos de ser depositados en Argentina, por la mala experiencia.

Lo normal parecería que primero la gente tenga vivienda propia y luego un automóvil, pero esto no sucede en Argentina. El populismo cometió demasiados errores, hasta la Constitución llegó a garantizar que la gente tendría vivienda, y recuerdo que una persona demandó a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires para que le entregaran “su vivienda” y aunque no estoy seguro, supongo que la ciudad fue condenada por algún juez “progresista”. Obviamente, la Constitución no debe garantizar viviendas ni automóviles ni trabajo digno a la gente. La Constitución Norteamericana parece mejor: garantiza la oportunidad de trabajar para progresar, porque se acepta que la actividad privada es mejor que la publica para casi todo, incluso durante la guerra la producción de los armamentos defensivos está producido por los privados. Industrias Kaiser dicen botaba un buque cada día durante la segunda guerra mundial, produciendo mas que los que los alemanes podían destruir con sus submarinos. Así, el modelo de la actividad privada demostró ser superior al modelo estatista alemán y japones y los nazis perdieron.

Nada positivo y creativo ha sido posible con el Kirchnerismo, que cuando ayudaba a algunos, era a pocos y amigos, mientras que cuando perjudicaba, era a todos cuando generaba inflación y nos engañaba o cuando había que pagar retornos para conseguir trabajos públicos, algo tradicional en Argentina desde casi siempre, que por ser un modelo equivocado, nos impide tener un pais con mejores caminos y servicios de todo tipo, especialmente medios de transporte publico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: