Ministerio de Hacienda y Finanzas


Positiva resulta en la futura Administración del Presidente Macri crear un Ministerio de Hacienda y Finanzas en reemplazo del actual Ministerio de Economía, un engendro autoritario innecesario, que cuesta demasiado a la sociedad y desde él se genera gran corrupción Estatal.
Un ministro de Hacienda y Finanzas debe organizar los ingresos de fondos a las arcas del Estado para poder ser administrado eficaz y austeramente, ya que al dinero del Pueblo su Administrador el futuro Presidente deberá cuidarlo, porque la tradición argentina es dilapidar el dinero público, primero desviando dinero para “la Corona” a través de coimas y gastos ostentosos, y como ejemplo de lo que no debe hacerse tememos al Estado K, donde se gasta demasiado dinero sin saber quien lo percibe, y por eso aparecen proyectos públicos certificados y pagados por el Estado como si estuviesen hechos (así lo informan medios de prensa opositores). O se expropian inmuebles derrumbados y se los paga al valor que tenían al día anterior al derrumbe, causando sospechas de haberse cometido negocios ilícitos (ver en Google ley 4004 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires respecto al ex edificio de la calle Bartolomé Mitre que costó millones de dólares y comprobé semanas atrás que sigue siendo un terreno baldío, y seguimos ignorando cuales fueron las razones de interés publico que justificaron su expropiación, o si ellas existieron, o si fue un negociado del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, algo que el ingeniero Macri debería informar ahora como Presidente electo de Argentina.

LA INFLACIÓN OCULTA INFORMACIÓN

El peor gasto incurrido por desgobernantes argentinos fue la operación Malvinas ideada por el General Galtieri y asociados para intentar recuperar el perdido prestigio de nuestras Fuerzas Armadas. Sabemos las vidas humanas que causó a argentinos y británicos, pero ignoramos la enorme cantidad de dinero que costó dicha aventura militar para la que no estábamos preparados, porque invadir las islas era enfrentar militar y económicamente a la NATO, algo innecesario y alocado, excepto para el puñado de seguidores del autoritario General Galtieri. Su Ministro de Economía posiblemente no escatimó en gastos y el país quedó endeudado por importes que jamas sabremos, porque no existía un sistema de Presupuesto económico, y los gastos de efectuaban utilizando el mecanismo nazifascista de emisión monetaria sin autorización, obviamente, del Congreso Nacional, que había dejado de existir durante el militarismo. Pero el siniestro Ministerio de Economía siguió gastando, porque dependía del Presidente Galtieri, y durante pocos meses gastó tanto, que la economía Argentina se resintió, y hay quienes explican que la hiperinflación alfonsinista fue originada por los gastos en Malvinas y quizás otros posteriores, si hubiésemos tenido que indemnizar al Reino Unido o a los Falklanders. Como ingeniero y directivo de empresas, el futuro Presidente Macri deberá vigilar cuidadosamente los gastos públicos en un país donde sus gobernantes vienen robando al país en forma creciente. Se dice que la corrupción K superó a la de los gobiernos anteriores, no solo porque hasta hoy dura doce años y medio (desde el 25 de mayo de 2003 al 10 de diciembre de 2015) sino por las investigaciones periodísticas y penales que en parte se han logrado ocultar pero en parte serán investigadas a fondo por algunos jueces honestos cansados de tanto autoritarismo corrupto K.

GOBERNAR SIN GASTAR DINERO

Un Estadista conseguiría que parte del gasto público sea financiado sin gasto para el Estado, tal como se hacía cuando los ferrocarriles y subterráneos eran construidos y financiados por capitales privados y por las tarifas que pagaban los usuarios. Y esto puede repetirse en otros temas, por ejemplo legislar para que vengan inversores en inmuebles para alquilar, legislando en forma creativa para que sea el Mercado quien aporte el dinero (accionistas o tenedores de bonos argentinos en un país que recupere la confianza perdida durante los años del fascismo militar de 1930 y posteriores que desprestigiaron a Argentina hasta el día de hoy.
Hasta ahora, pareciera que el Estado se endeuda caro para construir cosas que nunca se hacen porque hay empresarios amigos de los gobernantes bandidos, que duplican el costo real, y eso se paga con emisión monetaria. Es fácil investigarlo, pero hace falta un cambio, y ahora que ha triunfado la coalición CAMBIEMOS parece que el momento llegó, para investigar los casos emblemáticos. Y a fuer de esperar un Estadista, solicitamos se le pregunte al Ingeniero Macri porqué expropiaron el Edificio Bartolomé Mitre arriba mencionado y pagaron como si existiera, el inmueble derrumbado, usando la ley 4.004 de la Ciudad de Buenos Aires como excusa sobre la utilidad pública de expropiar algo que sigue siendo un baldío desde 2011 hasta hoy.
Como decía Perón, los hombres son buenos, y mejores cuando se los vigila. Al próximo presidente, mejor preguntarle porqué su gobierno expropió el edificio derrumbado y lo pagó como si existiera.
Ergo, si el Administrador Presidente cuida del dinero público como si fuese propio (nombrando funcionarios honestos y capaces) Argentina volverá a ser lo que era cuando el Presidente Alvear dicen se empobreció gobernando entre 1922 y 1928, a diferencia de tantos otros que se enriquecieron y lo siguen haciendo – supongo – al día de hoy, no solo aquí sino en muchos otros paises.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: