LEYES LABORALES BUMERANG


Leo hoy http://opinion.infobae.com/nestor-pitrola/2013/12/03/un-codigo-civil-contra-los-derechos-laborales-2/ y por dentro me río. El simpático Pietrola necesita convencer que cuanto mas favorables sean las leyes laborales para los empleados, mejor confianza existirá en Argentina, y todos los trabajadores alcanzarán el bienestar y la holgura económica. Mito que instaló Perón, y tuvo el efecto contrario, para la gente, aunque no para el Coronel muy exitoso que fue tres veces Presidente. Se inició como Delfín de los fascistas militares, y murió como Amo autoritario, dejándonos de Presidenta a su viuda Isabel Perón, piadosa mujer que se sentía no calificada para Gobernar, pero ni los alcahuetes de Perón le permitían irse, ni tampoco los militares que deseaban usarla para mantenerse con ella nominalmente en la Casa Rosada, pero haciendo las fuerzas armadas lo necesario para controlarnos a los civiles en forma excesiva. Con la excusa de la existente guerrilla ayudada desde el extranjero, para molestar a los países occidentales, con apoyo comunista cubano o ruso o de cualquier otro origen que pretendía gobernarnos sin elecciones. Al estilo nazi, pero considerándonos territorio ocupado, vaya a saber por quienes. Los militares ganaron, cometieron excesos horribles, pero impidieron convertirnos en un país socialista al estilo soviético mientras la Guerra Fría dura persistía, y la Union Soviética asustaba a los países libres.

Estas ideas socialistas extremas han permitido a Pietrola entrar como diputado, y ahora se encuentra obligado a demostrar a sus escasos votantes que se ocupa de sus intereses. Por eso, arremete contra el proyecto de código civil nuevo, que aclaro NO HE LEÍDO.  Quizás logre asustar a la gente, para eso es diputado y logre adeptos para su causa equivocada. Veamos.

Argentina funcionó como país exitoso a partir de la Constitución reformada en 1860 con la incorporación de Buenos Aires, y pocos años mas tarde quedó afianzada la paz interior, y nos volvimos nación nueva confiable ante el mundo. Vinieron millones de inmigrantes y enormes cantidades de capitales, porque Argentina destilaba confianza y capacidad de crear un futuro próspero para los potenciales inmigrantes que la pasaban mal en sus paises.

Como país nuevo, no teníamos capacidad legislativa, eran menos provincias que hoy, y la gente estaba bastante inculta. Por eso, nuestros Constituyentes obligaron vía la Constitución Federal a que las provincias dictaran sus propias Constituciones Provinciales, para organizarse todas conforme a un sistema bastante parecido al de los Estados que componían la Unión Norteamericana, que lucía como la nueva potencia mundial, ya que había derrotado al Reino Unido para llegar a ser una Unión de Estados Libres exitosa, al punto de ser primer Potencia mundial, a gran distancia de la segunda.

Cada Estado original de la Unión tenía reglas de juego o leyes que manejaban la relación entre empleados y empleadores. Al unirse los primeros Estados por medio de su Constitución (de la que nos inspiramos en Argentina) las leyes Estatales mantuvieron su vigencia, cada Estado disponía lo que estimaba conveniente, incluso para que existiese orden entre empleados y empleadores. La Unión Federal no se inmiscuía en detalles locales, ya que su objeto era la defensa común de los Estados miembros en caso de ataque de países extranjeros. Cosa que habían antes logrado parcialmente por medio de una Confederación, que luego entendieron necesitaba una ligazón definitiva, para que ningún Estado pudiese por si solo escindirse, y con eso se consolidó el potencial de dicha Unión. Por eso, cada Gobernador es prácticamente el Jefe en su Estado, y el Presidente Obama no puede pasar por encima de ellos, excepto cuando hay leyes Federales en juego, que se aplican directamente desde Washington. No se superponen, cuando aparece alguien Federal, vemos en el cine que los funcionarios estaduales obedecen, porque saben que hay un peligro COMUN que debe ser frenado por todos, la Unión, concretamente, a través de sus funcionarios delegados…

LA POBREZA

Los yanquis saben que el mejor antídoto contra el hambre es el trabajo productivo. Otros paises también, pero la Argentina peronista lo ignora o finge ignorarlo, porque hay muchos mas empleados que empleadores. Y eso significa votos: es mas simpático dictar una ley duplicando el valor de los salarios de los empleados, como le gustaría quizás a Pietrola, pero eso fracasaría, porque no hay magia en la economía productiva. Sí la hay en la economía expoliativa, como el peronismo, donde los sindicalistas son millonarios y existe demasiada gente sin conseguir empleo ni empleador.

En las cuatro ultimas paginas de mi libro ¿Donde están los Estadistas? publicado en 1998 – legible cliqueando en el margen derecho de este blog – hay un proyecto de legislación de emergencia para paliar la catástrofe de las inundaciones en el Nord Este argentino, que dañaron mucho a cuatro provincias. La idea era que con legislaciones de urgencia, la actividad privada permitiría que patrones y empleados se juntasen para generar producción en beneficio todo. En pocos artículos se nota porqué cada Provincia argentina debería estar facultada para dictar sus propias leyes laborales locales, de modo que los inexistentes pero deseados empleadores puedan elegir entre todas las provincias, el sitio en el cual hay mayor seguridad jurídica laboral para invertir. Y eso si se implementara, implicaría que con los años, cada Gobernador provincial se esforzaría para que a su Provincia acudan mas empresarios a dar trabajo y producir riqueza. En vez de dependerse de la magra ayuda Estatal Nacional, que dilapida el dinero público porque a los gobiernos peronistas no les interesa que la gente viva mejor, sino enriquecerse los funcionarios importantes Nacionales, Provinciales y Municipales. La obra publica cuesta el doble de lo razonable, porque entre los funcionarios públicos – ojo también hay no peronistas – se reparten el dinero. Pero el costo es tan elevado, que el dinero publico alcanza para construir una de cien o mil viviendas nuevas confortables que Argentina necesitamos. Ojo: las grandes sumas publicas se usan para cosas que nadie puede saber si hay sobreprecios. Por ejemplo hipotético: imaginemos que alguien planeó robar mucho, y advirtió que puede hacerse una represa gigante en el sur. Y que a ese proyecto el Estado Nacional destina miles de millones de dolares. Primero, como se sabe que hay que expropiar tierras, aparece un juicio aparentemente justo, donde se paga una suma generosa al propietario (que lo había adquirido a precio vil poco tiempo ante, porque tenía los contactos directos con el Gobierno Federal que decide poner el dinero). De allí en mas, es imposible calcular el costo de dicha represa, y recuerdo cuando Carlos Menem habló de Yaciretá como el Monumento a la Corrupción.

Si varias provincias argentinas inicialmente necesitaron que la Constitución Nacional les ordenara dictar sus propias constituciones provinciales, cabe presumir que no estaban organizadas, que el Gobierno Federal las obligaba. Y eso implica atraso jurídico en relación con paises donde existe Estado de Derecho. Y sin ésto, los países son menos confiables o absolutamente inconfiables, como Argentina cristinista cuando se incautó gratis de YPF y dijo que expropiaba solo el 51% del paquete accionario. ¿Quienes eran los dueños del 49 no expropiado? Elemental Watson, habría que investigar, si existiese Estado de Derecho (Justicia imparcial no oficialista).

Si Macri como intendente de Buenos Aires inventara legislación laboral de emergencia para jóvenes de entre 16 y 22 años para sus primeros trabajos, y se planteara que constitucionalmente dichos convenios son imposibles, dudo los jueces se atrevan a fallar en contra del Gobierno Local, porque decir que no se puede emplear gente porque es inconstitucional es demostrar la falacia del sistema peronista. Un gobierno municipal que se pone a discutir con un grupo de gente que ocupa tierras publicas de la ciudad para construirse viviendas, carece de efectividad. La autopista Illia – negociado radical gigantesco por su costo en relación a su corto recorrido inferior a dos kilómetros – exhibe la incapacidad gerencial de Macri, porque está pensando en los votos para Presidente que puede recibir en 2015. Con los ocupantes de tierras publicas no se debe negociar, menos por eventuales votos presidenciales. Me alegro de no haber votado por PRO sino por UNEN en octubre pasado, aclaro.

Creerle a Pietrola, aunque sea simpático y tenga razón cuando critica los robos cristinistas y de otros, es peligroso. Hacen falta mejores leyes laborales, y eso significa que los malos trabajadores puedan ser despedidos al estilo YOU ARE FIRED para que sus puestos sean ocupados por gente que realmente quiera trabajar en equipo y beneficiar a la empresa y a si mismos. Y eso pueden ser legislado a nivel provincial, ya que los congresistas nacionales existen en mantener leyes peronistas inservibles. Y si en ese nuevo Código Civil en curso de votación que no leí existe facultad a las provincias de dictar leyes laborales locales, enhorabuena. Porque si en la Provincia A dictan leyes mas peronistas de las existentes, nadie abrirá una nueva empresa,  y el electorado aprenderá y votará por otros candidatos: los que entiendan que la ley laboral debe ser algo sensato, y que el Estado no debe fijar mínimos y topes salariales para empresas privadas. Lo siento por Pietrola, parece honesto pero sus ideas socialistas son equivocadas, no apoya un modelo exitoso, aunque en algunos paises pueda ser no tan ladrón ineficaz como el peronismo argentino.

En lo restante del proyecto que no leí, en teoría nada malo debería suceder, si contásemos con una Justicia seria. Pero como la Corte Suprema fue mayoritariamente nombrada por Néstor Kirchner, su mayoría demuestra ser oficialista, al menos mientras ella siga de Presidenta por dos años mas. Así que no habría manera de defenderse la gente de las atrocidades y barbaridades de dicho código, en lo que respecta a que  el Estado no será responsable  por los daños causados por funcionarios públicos o por los bienes del Estado, tipo ferrocarriles. Cambiar siglos de responsabilidad estatal por impunidad solo puede haber sido legislado en un país con el control del Congreso por parte de un movimiento autoritario fascista, tipo peronista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: