INCULTURA MONETARIA BANDIDA


El escándalo en torno a Ciccone muestra que Argentina somos uno de los países mas engañados con la emisión monetaria ladrona, posiblemente el peor, y esto comenzó junto con el pirronismo, en 1946 circa, y nos sigue causando problemas de todo tipo, que implican un retroceso social y cultural,frente a los otros países de la región y quizás de todo el mundo.

Pero no todos los peronismos fueron horribles en cuestión monetaria. Hubo una excepción; Carlos Saul Menem reinvento la moneda perdida, con su convertibilidad, y nos dio diez años y medio de estabilidad. Desde entonces, la barbarie de los políticos han hecho imposible devolver a la sociedad la confianza en la moneda, y se repite una historia muy vieja. Un país con moneda trucha, no es confiable. Si encima esta desgobernado por gente incapaz o bandida, mas inconfiable aún. Y si pudiendo elegir mejores candidatos cada dos años, al votar, no elige a los que priorizarían la estabilidad monetaria como arma de cultura y confianza nacional e internacional, nos equivocamos.

Una moneda confiable tiene ventajas. Nosotros argentinos no la tenemos, y para peor, nuestros políticos parecen demasiado incapaces o bandidos en materia monetaria. El caso Ciccone es una etapa triste, que en países serios no podría existir.

DOS MONEDAS DISTINTAS

La moneda que beneficia al goberante y perjudica a la sociedad, es una estafa. Así funciona nuestro dinero desde que el peronismo comenzó en Argentina, salvo durante los diez años y medio de la convertibilidad menemista, que terminaron cuando las hordas retrogradas duhaldistas lograron volver a quitarnos la moneda seria,para controlarnos mejor.

Sospecho la incultura monetaria argentina es pavorosa, que Cristina nada entiende y sus asesores menos, pero la engañan en forma burda. El caso Ciccone demuestra la incapacidad del conjunto de diputados, senadores, jueces y la Presidenta. Una pena, vivimos en un país que carece de cultura monetaria, no entienden los que mandan que sin moneda creíble, no hay países serios, y Argentina tiene una de las monedas mas sospechadas, abusadas e hiperinflacionadas a nivel mundial. No solo fue bandido el alfonsinismo hipernflacionario hipercorrupto, que debió renunciar  por incapacidad monetaria, sino también el radicalismo de de la Rua y el no votado peronismo duhaldista. También lo habían sido los inflacionarios militares, e incluso el viejo Perón.

NO TENER MONEDA SERIA

Esta es una elección estatal, propia de gobernantes ladrones. Cualquier gobierno serio quisiera que se utilizaran medidas de longitud, volumen o peso serias y ciertas en su territorio. Por eso, el metro decimal, el libro o el kilogramo son medidas aproximadamente iguales en el mundo que las usa. Pero los papeles moneda varían, el mismo dinero argentino no permite comprar aproximadamente la misma cantidad de bienes y servicios a lo largo del tiempo. Una moneda seria, alienta el ahorro y el crédito, o sea, el progreso en serio. Porque existiendo ahorro nacional hay créditos a largo plazo para construir cosas que faltan, tipo viviendas, vía la actividad privada.

CHARLATANES CONGRESISTAS

El debate televisado que aprobó la expropiación de Ciccone muestra la incapacidad de nuestra clase política. Discuten cosas secundarias, en vez de ponerse de acuerdo todos en establecer una forma de medir valor constante con una moneda inalterable, que mantenga su valor al estilo el metro patrón de París, que se supone no se achica a lo largo de los siglos. Pero de eso los políticos nuestros no hablan, porque no se pusieron a analizar el fenómeno del papel moneda, que vale mucho o nada según quien sea el emisor. Un cheque firmado por Bill Gates, por diez mil dolares, es un valor aceptable y aceptado, casi nadie duda en recibirlo, siempre y cuando sea autentico. Otro por cien millones de dolares, emitido por Argentina, es cosa nada creíble. Ergo, la gente prefiere los dolares norteamericanos, a los pesos argentinos, porque la experiencia enseña que somos un país sin cultura monetaria seria. Nuestra cultura monetaria es para robar el Estado a los habitantes, vía empapelamiento, vieja costumbre desde que los países nada serios reemplazaron la monenda metálica por  el papel moneda inflacionario.

Ningún buen padre de familia entrega a sus hijos pesos argentinos, si la alternativa es darle igual valor, en dolares norteamericanos, porque son dos cosas distintas. Uno, el dinero de un país incumplidor y ladrón.

Nuestros ancestros libertadores, comenzando por Belgrano,  sabían que el dinero era algo serio. Lo primero que hizo la Revolución de Mayo fue intentar apropiarse de las minas de plata de Potosí, porque teniendo metálico con demanda mundial, podríamos los revolucionarios adquirir los elementos para defendernos de los salvajes Borbones. El metal plata era en aquellos tiempos fácilmente transportable a Europa o USA, para comprar armamentos y otras necesidades. La navegación primitiva hacia que los buques de madera no pudieran comercialmente exportar muchos otros bienes, apenas cueros y carne salada. El comercio internacional llego casi un siglo después con la creación de mejores buques y frigoríficos.

HOY

el deterioro obliga a los desgobernantes populistas a tomar empleados públicos, a quienes les paga con billetes de papel que pierden valor, porque de esa forma les permiten el acceso a una riqueza pequeña, pero genera votos para el Amo político de turno. A los Políticos les conviene tener mucha gente pobre, que los vote, y no gente que trabaja en la actividad privada y tiene capacidad de elegir por otros candidatos, mas eficaces y modernos. El resultado es triste: nivelamos hacia abajo, cada vez hay gente menos sensata y capacitada en la función publica, y cada vez disminuye la proporción de los que trabajan en la actividad privada.

Surgen así los políticos mediáticos, como Perón y Cristina. Ambos, generadores de inflación, que la niegan o la disimulan con la excusa de que los extranjeros nos perjudican. Pero sucede que se equivocan, por insensatos. Si alentaran que mas personas trabajaran en la actividad privada, y menos a cargo del Estado, tendríamos gente mas productiva. Lo opuesto es grotesco, se llama CUBA. Todos eran empleados públicos, se morían de hambre, porque olvidaron lo del ojo del amo que engorda al ganado. El único amo, los Castro, vivían muy bien, se quedaron dueños de la mejor Isla del Caribe, pero sus habitantes la pasaban mal. Algunos pudieron emigrar, otros quedan aun atrapados.

Esto ya lo enseñaba dos siglos y medio atrás, el filosofo moralista Adam Smith. La proporción de miembros de la sociedad que trabaja y produce (por oposición a los burócratas que cobran del Estado sin producir)  es la que incide en el crecimiento de la riqueza de las naciones. Si nombramos mas empleados públicos, hay que repartir menor producción por la misma cantidad, y así el promedio viven peor. Aunque los lideres mucho mejor, y los pobres mucho peor, relativamente. Hay que recordar que el trabajo es bueno, porque educa a la gente y la disciplina para las cosas útiles y beneficiosas. Es como en Japón: se volvieron trabajadores casi todos, dejaron de ser militaristas, y no necesitan pelear contra los vecinos.

Argentina es tan rica, por gran territorio y poca población, que somos privilegiados. Nuestros desgobernantes necesitan votos, y nombran empleados públicos no productivos, que retrasan el avance cultural y económico. Es decir, nos des educan. Pero los Amos se enriquecen de la noche a la mañana, son los dueños de las mejores viviendas, automóviles, y otros bienes que antiguamente eran propiedad de los terratenientes, según dicen los resentidos populistas que olvidan que en el comienzo, toda Argentina era campo, apenas había pueblitos minúsculos con pocos habitantes.

SECRETO DE LA MONEDA

La moneda es la rueda que permite que los bienes y servicios se intercambien, a nivel nacional y mundial. Cuando un Estado de gente poco culta, pone restricciones a la libertad monetaria y comercial, lo que hace es impedir el progreso de su país, posiblemente para ayudar a un grupito que tiene el monopolio de importación o exportación, y prefiere carecer de competencia. El modelo cristinista demuestra ser estatista, populista y favorecedor de los amigos, así que a pesar de que el valor de la soja se cuadruplico, y que el Estado aumento mucho los impuestos, Argentina continua económicamente funcionado, mucho mejor que con Duhalde.

Buena parte de la población no se imagina que si el cristinismo no fuese dirigista, populista y eventualmente bandido, la población tendría mayor confiabilidad en el exterior, y todos aquí elevaríamos el nivel de vida. De a poco, ciertas sospechas de que los escándalos que la Justicia todavía no castiga, provocados por altos funcionarios oficialistas, termina por debilitar la confianza en el Gobierno. Y también debilita la salud de los gobernantes: nuestra Presidenta se esfuerza demasiado por intentar controlar a una serie de colaboradores incapaces, que le hacen meter la pata en cuestiones básicas. No tiene sentido enfrentarnos contra todos los países del exterior, y contra algunas de las propias provincia  y gobernadores provinciales. Cuando eso sucede, el país se debilita y desprestigia, y perdemos posiciones frente al mundo exterior.

La lipotimia presidencial nos apena. Tememos sea porque su salud esta resentida, no solo por haberla erróneamente operado de un falso cáncer, sino porque la presión de tener que controlar a una horda, entre las cuales hay truhanes sospechosos, la debe tener muy preocupada, sintiendo que su modelo productivo no sirve. No fue resultado de la genialidad de Néstor, sino de que los precios  del intercambio cambiaron: la soja y otros productos exportables valen, en dolar, entre  tres y  cuatro veces mas que una década atrás. El país seria muy rico, si los kirchneristas no fueran insensatos, populistas y autoritarios, y ademas, respetaran a los demás, tanto los habitantes de argentina como los demás  países y nos abriéramos al mundo, mostrando nuestras cuentas verdaderas, sin intentar seguir engañando con números o indices falsos de reservas, inflación y producción.

LA MONEDA FIDUCIARIA

Sin confianza, no hay moneda fiduciaria. Quiero recordar una moneda fiduciaria inteligente, que usaron los ingleses, en la época de la moneda metálica, según leí en La Riqueza de las Naciones.En UK usaban el standard o patrón plata, mientras que en Francia preferían el oro, que valía bastante  mas, proporcionalmente a su peso. Transportar dinero metálico plata, implicaba un peso varias veces mayor al oro, alrededor de doce o trece, quizás. Una libra de peso de oro era igual valor económico que trece libras de plata, circa, escribo de memoria. Y  entonces grandes cantidades de dinero debían ser transportadas preferiblemente en metal con mas valor, porque eso facilitaba y abarataba los fletes.

Con sentido practico, los británicos intentaron una moneda “fiduciaria”, pero ademas metálica. Era la Guinea, una moneda de oro no demasiado pesada, con la cual el Banco de Inglaterra garantizaba a su portador que le entregaría una determinada cantidad de libras esterlinas de plata, que hubieran significado una carga o peso muy superior. Así, alguien a caballo, podía transportar fácilmente diez guineas de oro, sabiendo que al final de su viaje, el banco le cambiaría esa moneda de oro fiduciaria por cantidad superior de monedas de plata. Con lo cual, el jinete podía movilizar valores mucho mas importes, son unas simples monedas que eran promesas estatales de entregar libras esterlinas de peso superior. Hoy, con las tarjetas de crédito o las trasferencias bancarias, esto se torna innecesario, pero siglos atrás, las  mercaderías muy pesadas pero poco valiosas, no tenían mercado comprador a la distancia, porque el costo del flete no lo permitía.

UNA PENA, CRISTINA

La credibilidad, la fiducia, la fe, el crédito y la confianza son prácticamente lo mismo. Constituyen herramientas para el progreso, y cuanto mas países participen, mejor para todos. Los 50 Estados norteamericanos equivalen a otros tantos países libres voluntariamente unidos para que el conjunto este mejor, tanto para defenderse como para producir. Han sabido crear reglas de juego sensatas, que en Europa no lograron aun con su Comunidad Europea. El otro antecedente exitoso fue la mancomunidad de las naciones, o COMMONWEALTH de las naciones británicas, que respeta las individualidades de sus integrantes, pero se alían para propósitos comunes y constituyen poderosas fuerzas.

Para que nosotros logremos hacer algo parecido con UNASUR, tardaremos  cien o doscientos años. O sea, el cristinismo se deja llevar por el populismo. Esto consiste en imaginar que el mundo nos odia, y repetirlo al pueblo argentino, para ser votados los Amos para defender al pueblo de supuestos enemigos externos poderosos y ladrones. Y aquí se aplica la ley de los grandes números, o alguna parecida. Es posible que algún Presidente yanqui sea negativo, pero en el conjunto, han progresado y llevado la libertad a regiones del mundo que de otra forma no hubieran progresado. Los alemanes seguirían nazis, los franceses hablando en alemán, y los japoneses haciéndose el harakiri y muriendo como kamikazes, pero el sentido común de las naciones vencidas por países de cultura mas evolucionada, hizo que los perdidosos aprendieran.

Para terminar con nuestro militarismo fascista, no fueron los Kirchners los que lo lograron, sino Margaret Thatcher, al destruir a nuestro fascismo militarista en Malvinas, y así podemos hoy oír que a Cristina se le llena la boca con las palabras democracia y derechos humanos. Los británicos hicieron mucho por Argentina. Lo llevaron por mar a San Martín y O Higgins desde Valparaiso al Perú, para derrotar a los  Borbones, pero nuestro oficialismo populista lo calla, y prefiere a un che Guevara, nacionalizado creo cubano, que como medico, no salvo tantas vidas como las que termino como guerrillero. Y Cristina simpatiza con los Montoneros, pero no fue la doctora  Garre quien nos liberó de los militares. Los ferrocarriles y subterráneos que una vez funcionaron muy bien, no fueron tercermundistas, sino británicos. E internet es un invento no tercermundista, sino anglosajón, al igual que muchas otras cosas novedosas que se siguen desarrollando en beneficio de todos.

Los populistas son piolas de vuelo corto, como la perdiz. Se enriquecen sembrando el odio contra los países exitosos, pero crean resentimiento y provocan inseguridad, porque el pueblo intuye que esta siendo engañado por nuestros desgobernantes de turno. Una pena nuestra Presidenta, tan simpática, tan linda, tan inteligente pero rodeada por gente diversa, muchos sospechosos de bandidaje, que le deterioran la imagen y le motivan quizás lipotimia. Confiamos en que en algún momento se hartará de tanta gente inferior,que no piensa en el bienestar de la mayoría, sino que cada uno tira agua para su propio molino, al calor oficialista. Y sobre todo, una pena que Cristina carezca de cultura MONETARIA, y que finja ignorar que el dolar es la moneda mas confiable del mundo, porque es la que emite la Unión de países mas serios del mundo. Imagino que si le sugerimos a la Presidenta que cambie el sistema de la hora oficial en Argentina, dirá que es un disparate. Y nos gustaría que comprenda que tener una moneda seria, la mejor del mundo, para medir capital constante, seria mucho mas confiable y beneficioso para todos y todas, que seguir intentando emitir dinero nacional sin respaldo ni controles. Pero no somos populistas, apenas liberales.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: