ASÍ LA CORTE SUPREMA NO SIRVE


 

Pareciera que en Argentina la idea de la Corte Suprema no es igual que en USA, a pesar que nustros constituyentes intentaron seguir el modelo del norte, el original.

  1. Mas que a problemas linguísticos (traducción al idioma nuestro) la cosa pasa por la ideosincracia de dos pueblos diferentes. Los de las trece colonias (que eran casi países) eran gente libre, que escapó de Europa precisamente para ser libres, sin amos internos ni externos, y cuando decidieron unirse bajo el paraguas protector de SU CONSTITUCIÓN, el principal objetivo era defenderse de los tiranos, extranjeros o locales.
  2. De allí el sistema TRIpartito, donde cada uno de los Poderes es supremo en su esfera. El Congreso parece el mas importante porque allí estan representados LA GENTE y además los Estados que componen esa Unión defensiva. El Ejecutivo equivale al administrador fiel de la voluntad del Congreso y del pacto constitutivo de la UNION, es decir, de la Constitución. Y en caso de dudas serias o conflictos entre poderes, el Judicial es SUPREMO, como el nombre de su Corte lo índica, y cada vez que se ve obligado a hablar (normalmente en casos concretos sometidos a su decisión) su palabra es como el rugido del león: ORDENA y los otros Poderes o sus Jefes deben sí o sí acatar. So pena de ser considerados dementes en caso de que el Presidente o el Congreso desconocieran una sentencia de la Corte, o que el Presidente desconociese que quien manda en cuanto a los temas de fondo es el Congreso. Y si en este último supuesto existe conflicto entre Ejecutivo y Congreso, el Judicial decide quien tiene razón, y su palabra es otro rugido inapelable y supremo.
  3. Versión argentina de la Constitución: hay tres poderes, que generalmente no funcionan en forma independiente, sino que manda el EJECUTIVO, el Congreso generalmente obedece al Presidente de turno (cuando no hay gobiernos militares) y las Cortes Supremas cambian a medida que cambian los Presidentes ejecutivos, cosa de que todo siga las costumbres monárquicas españolas coloniales, donde el amo es el Rey Presidente, y el Congreso y el Judicial empleados fieles de Su Majestad.
  4. Lo triste:  ésta es la forma en que funciona realmente el sistema en Argentina, en épocas en que los militares no mandan mas. Pero no coincide con la forma ortodoxa norteamericana como en los libros de la Facultad de Derecho nos dicen debiera funcionar el sistema tripartito de Poderes en Argentina, en el Segundo Centenario, después de todo el agua que ha corrido debajo de los puentes.

Entendemos  la idiosincracia argentina como años de decir que sí los empleados públicos al amo. Como si estuviésemos en una estructura militarista ( casualmente el verticalismo fue consecuencia de un grupo de militares fascistas que en 1930 echaron al Presidente Constitucional, y la débil y obsecuente Corte Suprema a partir de allí convalidó la teoría de la legitimidad de los actos de los gobiernos NO CONSTITUCIONALES (“DE FACTO”, eufemismo para “no constitucionales”),con lo cual la Justicia y el Congreso dejaron de ser Poderes de igual ranking que el Ejecutivo, que se convirtió en el SOBERANO, el que ordena y decide TODO, al cual los otros se le deben acoplar o renunciar.

ESTA VERSION SE EVIDENCIA HOY

Los trascendidos – tipo la declaración de seis de los siete cortesanos – de ayer martes, aconsejando que el Ejecutivo sea buenito y hable con corrección , creo no tiene sus orígenes en la Constitución Norteamericana, sino en ese intento de constitucionalismo trucho que venimos intentando en Argentina, incluso teniendo el Presidente Alfonsín que ceder ante el Poder Militar (cosa logica porque ellos todavía tenían las armas). Pero también funcionó en forma turbia e inconstitucional en el 2001, con motivo de echar a dos Presidentes, de la Rua y Rodríguez Saa, impidiendo a la sociedad votar en marzo de 2002 para elegir nuevo presidente (habíamos sido convocados tres meses antes por la Asamblea Legislativa que designó al Adolfo Rodríguez Saa) pero a último momento los políticos cambiaron de idea, lo nombraron a Duhalde por dos años, para lo cual DESCONOVOCARON al Soberano (teoricamente nosotros) al impedirnos votar y tracionaron la constitición al nombrarlo a Duhalde Presidente por dos años. Y así nos fue de mal por incumplir con la Constitución en su esencia, donde cada Poder debe ser respetado por los otros dos, porque son interfuncionales y de exactamente igual rango en la propia tarea, y de ningun rol en la tarea de los otros dos. El oculto golpe de estado de enero de 2002 nos salvajizó.

JUECES BONACHONES

No existe tradición seria de discutir problemas serios entre poderes de estado desde hace mucho en Argentina. Cuando la hubo no fue tan intensa como en USA, porque la norteamericana fue la primera Constitución y los ingenieros jurídicos yanquis tuvieron que exprimirse los sesos para inventar el mecanismo tripartito que funciona perfectamente en el Norte desde hace mas de dos siglos, pese a revoluciones, guerra civil y guerras internacionales y de las galaxias. De hecho, los trece primitivos Estados son hoy cincuenta, así que el sistema exitoso progresó, y les permitió convertirse en la potencia mundialmente respetada que continuan siendo. Pese a los resentidos perdedores de siempre.

Para los burócratas jueces argentinos, que tuvieron suerte de perdurar en sus cargos con cambios de gobierno, o consiguieron por amistad o fidelidad ingresar a la Justicia en oportunidades de cambios de Gobierno, la costumbre de la independencia del Judicial no tuvo ocasión de desarrollarse o crecer con firmeza. Además, un Juez para los yanquis es una palabra final, tal como lo vemos en los espectáculos deportivos donde nadie discute un fallo, so pena de descalificación y desprecio del rebelde. Igual sucede con su Justicia.

La característica para ser Juez de la Corte aquí es la fidelidad a quien los designa (como norma, aunque Alfonsín tuvo el honroso gesto de designar Presidente de su Corte suprema a uno de los juristas mas independientes, serios y brillantes,  el doctor Genaro Rubén Carrió, una excepción que confirma la regla. Fue aquel que se cansó y renunció antes de terminar el fracasado período presidencial Alfonsinista.

¿MEJORÓ ALGO LA CORTE K?

Pareciera que ahora seis de los siete integrantes se atreven a quejarse, cual gremialistas a la patronal, y le mandan indirectas o trascendidos, algo impropio de una Corte Suprema Federal en un país serio. Porque normalmente un Tribunal no charla ni comenta ante el periodismo absolutamente nada, solo habla por medio de sus sentencias. Y siendo el Superior Tribunal, debe existir un secreto absoluto, ninguno de los miembros debieran adelantar opiniones a la prensa, porque eso es algo muy grave:  cuando se produce el Acuerdo de los miembros, se supone es recién allí cuando cada uno emite su voto.

Si se supiera de antemano como serán fallados determiandos juicios importantes, los intereses económicos en juego permiten grandes ganancias a los informados desde adentro, y eso es un delito grave en países serios.

SEIS QUEJOSOS ES POCO AVANCE

Parece obvio que si solo se quejan repetidas veces de que la Justicia es desacatada por el Jefe de Gabinete, o que la Presidenta considera que ella tiene razón y el Congreso no, la cosa es constitucionalmente complicada, porque el orden jurídico no existe. La inseguridad jurídica sige vigente, cuando un ladrido de la Presidenta es inmediatamente acatado en forma servil por los KORTESANOS.

Parecerá exagerado, mas parece suceder. Demasiados desastres cometieron Presidentes actuando mas allá de la Constitución, con vedadas facultades legislativas impunemente delegadas desde el Congreso al Ejecutivo, como para callarnos ahora. Estan calificadas de infame traición a la Patria por la Constitución, pero jamás se castiga a los infractores, con lo cual el Congreso se acostumbra a delegar todo en el Presidente de turno, y los controles de la Constitución no sirven para nada. Eso es el gobierno de facto, FASCISTA, al cual nos acostumbramos por el paso del tiempo: desde 1930 hasta hoy han pasado  cuatro o cinco generaciones humanas en diversas Cortes Supremas, y ninguna brilló por su sapiencia constitucional. Pero en cambio hicieron un culto de la lealtad al líder, fuera Perón, Videla o cualquier otro.

La parte buena es que a medida que el mundo se globaliza, las Cortes Supremas tienen que comportarse en forma cada vez mas parecida a los tribunales serios de los países serios. Si los Derechos Humanos son objeto de valoración internacional, es mandatorio seguirlos bajo pena de no ser considerados democráticos. E igual sucede en otras areas, como la no proliferación de armas atómicas, la no expansión del militarismo en zonas pacíficas como Sudamérica, la represión de la esclavitud y de las drogas, y varias otras cosas mas.

Lo acaecido en Honduras marca que hubieron tres posiciones en pugna, pero finalmente triunfó aquella que se acercó mas a la interpretación yanqui. Qienes son los que mas entienden en materia de Constitución, además de tener los verdaderos  expertos jurídicos en el tema. A medida que la globalización avance cabe esperar que la posición de los “enemigos” del Imperio Yanqui se vaya debilitando. Porque si lo miramos  con un criterio histórico, hace doscientos años no eramos un país independiente, y dentro de doscientos años mas posiblemente en Sudamérica se habrá producido una unión al estilo de aquella originaria que celebraron las trece colonias en 1776 en el norte y plasmaron en 1789 en forma de Costitución. Es decir, que a medida que aumentan las intercomuncaciones, los países se van pareciendo mas entre si, y las fronteras de hecho van despareciendo. Veamos un joven argentino exitoso hoy, que trabaja en distintos países , tipo el futbolista como Messi o el tenista  del Potro, y notaremos que para ellos el concepto PATRIA abarque un territorio mas amplio que cien años atrás. Viajan miles de kilometros para jugar en distintos países, y se encuentran con gente igual, de otras nacionalidaes, con los cuales se van intervinculando, y así las culturas se van acercando. Todos aprendemos mas de los otros, es como si se fuese promediando un tipo de ser humano mejor y mas pacífico, y pareciera que la paz no está ya tan lejos de ser alcanzada a nivel global.

FUTURAS CORTES SUREMAS ARGENTINAS

Con igual criterio, cabe suponer que la composición de nuestra Corte Suprema ira mejorando, a medida que se retiren los mas veteranos y los reemplace gente mas acostumbrada a la golobalización. Es mas posible entonces que el magnífico sistema tripartito norteamericano de Poderes sea entendido en Argentina y podamos tener una Justicia independiente,  de igual nivel que el Congreso y el Ejecutivo, pero superior a ellos en cada caso concreto donde interviene la Justicia Federal.

 La Corte Surema tiene los siete jueces que hoy tenemos, y no podemos pedirles peras al olmo. Me hubiera gustado que aplicaran la teoría norteamericana donde la Corte no manda trascendidos (mensajecitos indirectos miedosos) sino que RUJAN cuando el Poder Ejecutivo desacata a un Juez Federal. Y recordamos el antecedente de la integración racial en USA, UNA LEY FEDERAL, que establecía que todos los chicos de cualquier color de piel podían ir a los mismos colegios, pero que fue resistida por el gobernador de Arkansas, de apellido Faubus.

Los  afectados (creo la Guardia Civil del estado les impedía entrar al colegio) reclamaron ante un Juez Federal, y su orden no fe acatada por el Gobernador. El Juez avisó a la Corte Suprema de Washington lo sucedido, y  ésta  ordenó al Ejecutivo que la ejecute (nada de  discutirlo, ni de mandarle indirectas: fue la orden de un SUPERIOR a un inferior. El Presidente (sujeto pasivo de la orden) era el famoso Eisenhower, héroe de la Segunda Guerra Mundial. Se comenta que entre que recibió la orden y levantó el teléfono (funcionaban muy bien entonces, fueron los inventores) pasaron cinco segundos, y envió a las fuerzas nacionales AEROTRANSPORTADAS, que  en el acto y con paracaidistas rodearon el perímetro del colegio protegido por la Guardia Civil del Gobernador, y a punta de ametralladores les obligaron acatar la orden del Juez Federal. Gracias a dicha  intervención, la igualdad racial en los colegios en USA  hoy es una realidad. Y todos se acostumbraron en menos de medio siglo.

Esto confirma que la Constitución al estilo auténtico yanqui, si se aplica, mejora a los pueblos. Y  aunque al día de ayer no lo teníamos aún en Argentina, en poco tiempo lo lograremos. Necesitamos otro leading case,  que el Ejecutivo desacate al Congreso o al Judicial, porque eso – si la Corte tomase VALOR y actúa conforme a la Constitución – logrará que la Justicia se aplique a todos, obligando a todos  los funcionarios. Comenzando por los mas responsables,  por la señora Presidenta y el Jefe de Gabinete.

La Constitución educa a la gente, y los jueces obligan a los otros Poderes a educarse en la obediencia de las leyes, con lo cual la seguridad mejora.

No podemos cambiar todo ya mismo, hay que tener algo de paciencia y observar si la Corte se va haciendo respetar hasta que llegue rugir si se  hace necesario. Y criticarla si es remolona.

Pero hasta tanto,  cabe esperar que los Ministros de la Corte  sólo se expresen  por sus fallos escritos. Mutis.

Una respuesta to “ASÍ LA CORTE SUPREMA NO SIRVE”

  1. Germán Rafael Pirán Says:

    Reblogueó esto en ARGENTINA SALVAJIZADA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: