LA CORTE SUPREMA de JUSTICIA es la RESPONSABLE


By Germán Rafael Pirán

En los medios se discute el deterioro institucional argentino, y suelen echarse culpas a todos los miembros del gobierno, e incluso a todos los argentinos en general, forma esta de diluir el grado de responsabilidades en lo que debe ser una República.

Para nuestro blog, hay un gran culpable, y es la Corte Suprema de Justicia, que desde 1930 extravió su rol de controlar al Ejecutivo y al Congreso. Lo cual fue lógico, porque casi siempre la mayoría de sus integrantes eran nombrados por el Gobierno de Turno, en prácticamente todos los gobiernos que tuvimos desde entonces hasta hoy.

Que el Ejecutivo o el Presidente tienda a extralimitarse, es normal.

Que el Congreso haga igual, es también normal.

Precisamente para evitarlo, los yanquis inventaron el sistema tripartito donde la Corte Suprema puede frenar o parar tranquilamente a cualquiera de los arriba mencionados, o a ambos, y todos tienen que acatar puntualmente sus ordenes.

Cuando la JUSTICIA habla, el poder tiembla y obedece, porque la Justicia está por encima, es Suprema dentro de lo que esa palabra puede significar en materia política.

FALLA NUSTRA CORTE

Años atrás, considerando que había urgencia, la Corte Suprema lanzó la teoría del PER SALTUM que le permitió encarar directamente un tema urgente. Y todos tuvieron que aceptarlo, precisamente porque es SUPREMA.

En Honduras se dijo que la Corte había depuesto al Presidente, no quedó la cosa demasiado clara, pero lo cierto es que el destituido Zelaya no fue reintegrado al Poder.

Por algo los Gobernantes argentinos lo primero que hacen es negociar su Corte Suprema adicta. La culpa no es de los que ofrecen, sino de los que ACEPTAN cargos desde los que tienen que trabajar en temas que no molesten al Ejecutivo de turno, y si existe lucha o conflicto entre Ejecutivo y Legislativo, apoyar al primero.
Si los actuales jueces del Supremo Tribunal quisiesen que la Justicia funcione y el Estado de Derecho exista, para ellos es muy fácil. Basta con que la mayoría del tribunal vote tomando medidas urgentes y necesarias.
Lo malo es cuando se quejan (como Zaffaroni, Argibay y Lorenzetti) en el sentido de que no dispone la Justicia de medios, y no obligan al Ejecutivo a que los proporcione.

Para eso existe la igualdad de los Tres poderes, mas no la funcionalidad igual de ellos. En cada caso concreto objeto de litigio, no hay igualdad, el Judicial es Superior a los otros dos.

Cuando legisla Constitucionalmente, el Congreso prevalece.

Cuando administra sensatamente, al Ejecutivo se lo respeta.

¿PIQUETE A LA CORTE SUPREMA?

No es ese el mensaje de nuestro blog. Lo que cabe resaltar es que los gobernantes se agrandan cuando nadie los frena.

Dicen que si a Hitler le hubieran pegado un par de trompadas, la Segunda Guerra Mundial se hubiera evitado, pero eso tampoco sostenemos.

En cambio, afirmamos que si los Jueces del Supremo Tribunal hablaran nada, actuaran solo por sus sentencias y no por trascendidos o en conferencias o en rueda de amigos, que saben anticipadamente como piensa casa uno de ellos, la Justicia sería respetada. En la medida que sus fallos sean a favor de la Constitución.

Es decir, que si hay una pugna entre el Ejecutivo y el Congreso o una parte importante de él, y no se sabe si los fondos del Banco Central (que son del Estado Argentino, y terminemos con la farsa de la independencia del Central, plis) desaparecerán utilizados en fines distintos a lo que el Congreso desea, puede INTERVENIRSE JUDICIALMENTE al Banco Central, y de esa forma se “para la pelota”, se protege al dinero expuesto y todos quedamos conformes, porque sabremos que el interventor designado por el Supremo Tribunal tendrá que ser muy cuidadoso con el dinero de la Nación Argentina.
Esto, en un país normal, dejaría felices a todos.

Al Ejecutivo, porque le sacarían una carga innecesaria de encima.

Al Banco Central, porque le respetan su independencia si es que algo de ella tiene.

Y al Congreso porque desde la Corte se reconoce que allí está la voluntad del Pueblo y de las PROVINCIAS.
Por último, esta la imágen de la Corte Suprema. Si hacen la intervención exacta y justa y prudente cada vez que las circunstancias lo ameritan (caso judicial abierto donde deben fallar) la Corte se PRESTIGIARÁ luego de décadas de desprestigio total, donde nadie cree en su independencia frente al Ejecutivo de turno.

EDUCAR DESDE LA JUSTICIA

Lo que es Justo se educa normalmente bien a través de los fallos judiciales. Por eso supongo que en las películas norteamericanas los abogados tienen tantos libros con casos de jurisprudencia o antecedentes judiciales, que provienen de siglos atrás. Así se ha ido educando el sentido de lo que es justo o injusto, algo que cambia con los años o quizás con los siglos, para expresar mejor el concepto.

Lo que pudo haber sido normal siglos atrás, dejó de serlo. Cuando se resolvió la integración en los colegios norteamericanos décadas atrás, por Ley Federal, y uno de los gobernadores se resistió (creo se llamaba Faubus y era de Arkansas) unos chicos perjudicados recurrieron ante un Juez Federal contra la medida. Se hizo lugar a ella, pero el Gobernador creo no la acató.
No recuerdo el mecanismo, pero el Juez Federal informó la cuestión a la Corte Suprema de Washington.

Esta ordenó en el acto al Presidente Eisenhower que hiciese cumplir
la orden del Juez federal. Creo tardó un minuto y medio el veterano guerrero de la Segunda Guerra mundial en descolgar el teléfono y ordenar que los paracaidistas “convencieran” al gobernador que era mejor cumplir con la LEY FEDERAL, y en el acto se produjo la escena donde los aerotransportados coparon al colegio, y los aterrizados guardias civiles tuvieron que aceptar que los chicos debían integrarse efectivamente al colegio, porque LA JUSTICIA FEDERAL lo ordenó.

LA CORTE ¿QUIERE SER RESPETADA?

Si los Ministros de la Corte quieren ser respetados, mejor que no hablen ni cuenten chismes, sino que ACTUEN dictando resoluciones que hagan que Cristina cumpla con lo que debe cumplir, y lo mismo haga el Congreso.
El día en que veamos que el Ministro que ordena que no se cumpla una orden judicial termine en prisión, como cualquier hijo de vecino delincuente, empezaremos a sospechar que la Corte Suprema trabaja PARA LA SOCIEDAD y no para el Gobierno de turno. Y que la Presidenta que avale a su Ministro en el desconocimiento de la orden judicial también es detenida y llevada presa, nos daremos cuenta que algo ha cambiado en Argentina. Los Jueces se habrán convertido en algo confiable.  Y no porque la mayoría de los jueces de los “demás Tribunales inferiores” no lo sean, sino porque los JUECES DE LA CORTE SERAN INDEPENDIENTES, SERIOS Y CONFIABLES.

Si son capaces de hacer que la Presidenta cumpla con su obligación de administradora que hace acatar las órdenes judiciales, estará la Corte EDUCANDO a la sociedad (Presidenta y Congresales incluidos) que en una República la Constitución se aplica para todos y debe ser cumplida por los funcionarios o ser sacados de sus funciones que no saben ejercer. Y que es la Justicia precisamente el mecanismo encargado de esta función.

Mientras esto no suceda, seguiremos siendo republiqueta despreciada, que paga demasiado a Jueces Supremos que incumplen su labor de ser la TERCER PATA del trípode o tercer Poder del Estado en una República diseñada al estilo de la norteamericana.

Por Germán Piran  para www.argentinasalvajizada.wordpress.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: