LA MONEDA INESTABLE


 

Los argentinos algo entendemos sobre “moneda inestable” pero nuestros gobernantes se hacen los distraídos. No por ignorantes, sino porque moneda inestable es normalmente moneda que pierde valor (no que lo gana) frente a las monedas serias mundiales. Y cada vez que la moneda argentina se deprecia en forma importante, alguien desde el gobierno está haciendo su negocio: o gana (supone) votos, o ganan dinero los amigos del Poder. La experiencia lo muestra, nuestros Ministerios de Economía son los cotos de caza mas cotizados y la lucha por llegar al Podio es infernal.

¿UN CONTRASENTIDO LA INESTABILIDAD?

La historia demuestra que si un país quiere crecer ortodoxamente en las épocas modernas, digamos los años transcurridos desde que desaparecieron las monedas convertibles a metal (oro o plata) necesita preservar a su propia unidad de medición o “moneda nacional”. Nuestra Constitución original establece que es el Congreso Nacional quien debe fijar el valor de la moneda y su relación con las extranjeras, vale decir, posicionarnos para que exista certeza (dentro de lo posible) de que la moneda argentina sería (hablaba la Constitución de moneda metalica, con valor intrínseco, ojo) un elemento serio. Casi tanto como el hoy metro patrón para distancias o la hora oficial que se calcula desde Greenwich y es mundialmente aceptada.

HOMOGENEIZAR VALORES MONETARIOS

Cuando el valor de la moneda era el propio, el del valor del “metal fino” que contenía, y que surgía del sello que el “Soberano” aplicaba sobre ambas caras, y además ranuraba los bordes para que no se le quitara metal (cantidad de “fino” a cada pieza, para reducirle su valor real frente al nominal expresado) era casi como tener una moneda universal. El valor del oro, la plata y el cobre, por ejemplo, eran mas o menos fijos en distintos lugares del planeta, y en países ricos, la misma cantidad de oro permitía comprar mucho menos trabajo humano que en los países pobres. Pero la misma moneda igualmente seguía sirviendo en todos lados, si era confiable. Por ejemplo, una moneda de oro que hubiera pesado una onza troy de oro mil años atrás, quizás compraba diez o veinte o cincuenta veces mayor cantidad de horas hombre de trabajo en países pobres asiáticos que en países ricos europeos, según las épocas. Pero eran tan apetecidas en Europa como en Asia y en el resto del mundo, porque permitían transportar un alto valor concentrado, en el peso de una moneda relativamente liviana. Su contravalor en granos, por ejemplo, hubiese significado un peso muchas veces mayor.

¿HOMOGENEIZACIÓN INNECESARIA HOY?

La desaparición de la necesidad de transportar físicamente moneda metálica tuvo muchas ventajas, y entre ellas que no hizo mas falta acuñarlas, o sea, usar el metal que antes utilizaban para imprimirlas. Fue un ahorro en valor, porque primero se reemplazaron por monedas de papel (valor fiduciario) y luego por transferencias bancarias o incluso por bonos del tesoro norteamericano, que se supone son el valor mas confiable del mundo, aunque en períodos de a décadas, el oro resulte mas estable, porque es un bien escaso que cuesta extraer de la Madre Tierra a medida que aumenta su demanda.

EN ARGENTINA TODO ES AL REVÉS

Perdimos la costumbre de tener moneda seria y bancos confiables a medida que el populismo fascista se entronizó, posiblemente para nunca mas terminar, a menos que pasemos a formar parte (convertidos en Provincias) de un todo mayor. Tipo los Estados norteamericanos que formaron su Unión, o los países europeos que intentan unificarse aún mas en torno a la Comunidad Europea. Vemos así que ambos bloques tienen una moneda común, sólo que los primeros la usan inteligentemente para su propio beneficio y los segundos no han conseguido ponerse de acuerdo, porque tienen intereses distintos. Y por eso durante las crisis monetarias los capitales fluyen hacia USA y no hacia Europa, que tiene un euro aparentemente mas sólido. Y es porque la dureza o fortaleza del Euro frente al dólar descoloca a los europeos frente a los norteamericanos, porque el costo de mano de obra internacional en europa se encarece respecto de la norteamericana.

MENTIROSO BANCO CENTRAL

El Banco Central argentino jamás defendió por períodos largos el valor de la moneda. Es una de las instituciones copiadas del exterior que no nos sirven demasiado bien, o directamente,  nos resltan inservibles. A medida que se vino degradando el país con el dirigismo estatizante desde 1930 hacia adelante, el Estado entró a reemplazar a la iniciativa privada en los aspectos productivos económicos. Cada vez mayor proporción de gente se puso a trabajar DESDE EL ESTADO para controlar, vigilar, medir y regular el trabajo privado. El Estatismo avanzó (quien nombra empleados públicos se asegura casi votos favorables) y el resultado es muy triste. Provincias importantes como la de Buenos Aires están arruinadas por el empleo estatal innecesario, pero el mal es por partida doble. No solo por el costo para los contribuyentes, sino porque la cultura laboral se ha ido deteriorando, y los amigos del poder de turno consiguen trabajos “nominales” por servicios que no prestan, y la gente, después de varias generaciones humanas, NOS habituamos a la corrupción.

INTENTO FALLIDO DE CAMBIAR

Hoy nadie cree, en especial los extranjeros, que la convertibilidad menemista fue un intento para cambiar la ausencia de moneda (que incluye ahorros y créditos a largo y mediano plazo a tasas de mercado civilizado al estilo occidental donde existe seguridad jurídica). La “verdad instalada” por la prensa es que la convertibilidad fue un cuento chino, que el peso convertible no valía y dólar y que eso no puede funcionar, porque un país de décima categoría no puede tener igual valor que otro de primera, como USA. Según el mito incorporado, los países del planeta tierra no pueden tener al dólar como moneda y ser exitosos, a menos que hablemos de USA.

El resultado hoy es terrible: dicen que la cantidad de dólares que existen en Argentina afuera del sistema financiero es enorme, 141 mil milones de dólares leíamos el mes pasado en diarios importantes tipo Clarín es la existencia de billetes verdes actuales en el territorio nacional. Si esta cifra fuese parcialmente incorporada al sistema financiero, aumentaría el volúmen de capitales disponibles para transformarse en créditos a la actividad privada, y se generaría empleo y producción. Pero esto es incompatible con los gobiernos populistas, que necesitan NO TENER MONEDA EXTRANJERA ESTABLE sino moneda nacional inestable, porque con eso consiguen dos cosas:

a) al imprimir lo que el Gobierno necesita, se convierte el Presidente de turno en el amo del país y de las Provincias que lo integran. Puede o no otorgarles créditos y esto lo negocia el Ejecutivo en forma eficaz para garantizarse el poder, y dominar al país. Lo cual, unido a la posibilidad de nombrar a los funcionarios mas altos (Ministros de la Corte Suprema de Justicia, Ministerio Público y Banco Central, aseguran al Presidente de turno un poder relativo en Argentina muy superior al que President Obama tiene en USA). Porque nuestros presidentes podrían enriquecerse impunemente, ya que nadie osaría condenarlos judicialmente, quizás ni siquiera procesarlos (para un juicio político para destituir a un presidente hacen falta demasiados votos de senadores y diputados, todo esta arreglado para que la única forma de expulsar a presidentes malos sea por medio de los votos, y que los golpes de Estado desaparezcan para siempre (en manos de militares) de Argentina.

Golpe de Estado “civil” tuvimos cuando de la Rúa fue obligado a renunciar, y la prensa libre “guardó silencio”, y lo mismo días después cuando Rodríguez Saa también fue expulsado.

b) al decidir el Estado a quién otorga créditos desde los bancos públicos (a ellos puede darles redescuentos para que presten y generalmente lo hacen, y los amigos del poder se enriquecen y los Presidentes quizás también) la política estatal es clara: no existe un mercado propiamente dicho. Si el Estado apetece comprar una compañía privada, simplemente le envía inspecciones que le descubre irregularidades, y la pone en el dilema de malvender al grupo X el paquete, o a tener que cerrar, y esto ha pasado en todos los sitios con distintos gobiernos, donde el ahorro y el crédito son importantes. La cantidad de bancos y compañías de seguros que fueron deglutidos o absorbidos por otros o cambiaron de mano durante las hiperinflaciones ha sido importante. Y otro tanto sucede con las ex compañias estatales que se privatizaron. Pero no es un fenómeno argentino, porque eso existe en casi todos los países del mundo, incluyendo a Rusia, Venezuela y otros que se encuentran,de golpe.  con ingresos fuertes emergentes de petrodólares u otras riquezas, que los Jefes a veces invierten para promocionarse, y otras porque se equivocan. Por suerte hay otros países que invierten bien y convierten su petróleo en cosas valiosas, como capacitacion y estudio y desarrollo tecnológico. Pero este no es el caso argentino.

NUESTRA ESPERANZA

La gente aprende a través de votar y esperar los resultados. Como acá se elige Presidente cada cuatro años, pero se cambian a los diputados y senadores en forma parcial cada dos, vemos como evoluciona la opinión pública a través del resultado de los comicios. Analicemos algo reciente.

Luego de Malvinas, la gente estaba tan harta y asustada de los peronistas, que Alfonsín resultó claro triunfador. Pero como era un político populista se dedicó a la política, abandonó el tema económico en manos de los “economistas expertos” y se dedicó tan solo a la política: se creía Estadista. Y así le fue de mal: metió al zorro en el gallinero (quizás adrede) porque la economía dirigida fue directo a la HIPERINFLACIÓN-HIPERCORRUPCION, y la moneda argentina AUSTRAL se derritió cual hielo a pleno rayo solar, en el Ecuador. Estafa total al pueblo,  significó que Alfonsín se fuera antes de tiempo, porque fracasamos los argentinos gracias a SU dirigismo irresponsable, y masivamente resultó triunfador lo opuesto: el peronismo.

Con gran sopresa de los argentinos y del mundo entero, al poco tiempo de asumir, Menem aplicó el criterio de que una moneda seria es necesaria para aumentar el ahorro nacional, y el crédito para alentar la producción y el empleo. Como buen Turco,  sabe que los argentinos amamos al dólar, la mejor moneda del mundo, e implantó la convertibilidad, que duró con éxito (aunque hoy se lo niegue) hasta que Menem no pudo ser reelecto Presidente por segunda vez, y ganó justo el opositor RADICAL que prometió mantener el valor de la moneda convertible. Con eso derrotó al  candidato peronista rival, Eduardo Duhalde, que quería DESTROZAR la convertibildiad porque decía que eso implicaba empobrecer a los argentinos.

El resultado electoral fue claro: los argentinos eligieron la moneda dólar vía convertibilidad, ganó de la Rúa y el perdedor, Duhalde, se quedó con la espina atragantada. Por eso, dos años después organizóse un golpe de Estado encubierto, al Presidente lo eyectaron (le habían movido el piso semanas ante inventando el corralito bancario, el ejemplo de lo que debe hacerse si uno quiere que el pueblo pierda la confianza en la moneda, el sistemaa financiero y el país: INCAUTARON LOS DEPÓSITOS BANCARIOS PRIVADOS, con la promesa que duraría solo noventa días el chiste, es decir,  desde diciembre a febrero inclusive, y después todo terminaba y los propietarios podrían disponer de su dinero.

Bueno, la historia es conocida, se armaron revueltas con cacerolazos,  grupos armados para molestar al gobierno y el tímido Presidente renunció, y huyó en helicóptero en vez de mantenerse al frente y cumplir con su juramento constitucional.

La ulterior destrucción del peso convertible como moneda nacional demuestra que Argentina está llena de políticos y empresarios bandidos, se achicaron las deudas en dólares favoreciendo a los ricos (que eran los endeudados) y empobrecieron a los pobres, como hacen habitualmente los países populistas manejados por bandidos.

EN DEFENSA DE LOS KIRCHNER

Cabe suponer que los Kirchner heredaron un país arruinado, sin reservas donde encima se robaron desde el Banco Central las reservas ajenas de la convertibilidad, estafando a los confiado ahorristas. Porque antes estuvo Duhalde de Presidente, hizo todo mal (para la gente, no para sus amigos ni para su Provincia que se benefició al pesificarse su enorme deuda en dólares) y tuvo que renunciar, mucho antes de los dos años que le habían regalado desde el Congreso para darse el gusto de ser Presidente argentino sin votos (porque los votantes lo rechazamos cuando compitió antes).

Ergo, Nestor Kirchner hizo lo que pudo con un país desprestigiado, y le entregó la banda presidencial a Cristina con una situación mucho mejor que cuando él la recibió. Es posible, y estamos seguros, que eso fue porque se revalorizaron los productos argentinos, especialmente la soja, a nivel mundial, y que los impuestos al agro fueron enormes. Pero lo cierto es que el pais mejoró y el feliz electorado creyó que Cristina sería igualmente exitosa.

Lamentablemente, cambiaron los vientos internaciohales o algo raro además pasó, y Cristina entró “en pérdida”, su gobierno se desprestigió y a los dos años,  las elecciones internas no le resultaron favorables al oficialismo, que perdió bancas – de diputados sobre todo – quedando sin mayoría. Y hoy la cosa parece dramática, una lucha para que dure Cristina hasta el final de su mandato, a pesar de que Argentina está cada vez menos creíble internacionalmente.

LA PARTE BUENA

Hoy conversaba con un experimentado extranjero, que conoce bastante sobre gobiernos populistas hispanoamericanos, y me tranquilizó. Aseguró que quien está en el Poder se aferra y no hay como sacarlo, cuando ya no tenemos un Ejército para que le haga un golpe de Estado. Con lo cual sí o sí Cristina termina su mandato, y LA GENTE tendremos oportunidad de evaluar y votar por el menos malo o por el mejor de los candidatos para Presidente/a para el período 2011/15.

Independientemente de la realidad económica deArgentina, si Cristina no toma medidas sensatas ortodoxas para que aumente el empleo y el crédito a la actividad privada y que mas gente pueda trabajar en dicho sector, las cosas irán igual, es decir, seguirá la desconfianza. Una pena que no reinventó la moneda, liberó el trabajo y creó un sistema para que los jóvenes puedan aprender a trabajar trabajando, en un contrato de aprendizaje tipo el de Colombia, que capta chicos desocupados (jóvenes de 16 a 24 años,en realidad) y en dos años,  les permite aprender un trabajo cobrando ellos un sueldo de quién les enseña, y no a la inversa. Algo útil para que la cultura del trabajo se reimponga en Argentina y podamos competir con los países que sí saben que trabajar productivamente es la solución. Esto lo supieron Japón y China desde siempre. España e Italia también. Pero estos dos últimos países aflojaron un poco, tienen demasiado estatismo y dicen que deberán bajar sus salarios, porque no pueden modificar el revalorizado valor del euro, que es una moneda común con otros países de la comunidad (no todos).

Suponiendo que Cristina no lo haga y nos deje un país fundido, el próximo gobierno puede ser sensato, en cuyo caso aplicando la ortodoxia, Argentina crecerá, habrá ahorros y créditos, posiblemente podremos o deberemos usar al dólar como moneda de ahorro y crédito o incluso como moneda nacional, y saldremos adelante. A pesar de los Kirchner, desgraciadamente, si no cambian.

Pero los que podemos cambiar somos nosotros, dejemos que los actuales gobernantes siguan su fiesta, es obvio que tienen todos los resortes del Poder por los próximos dos años. Y muy difícil que puedan hacer un golpe de Estado para mantenerse, porque nadie pelearía para defenderlos,  si no se supieron hasta hoy ganar el afecto.

Los otros candidatos tampoco proponen cosas sensatas como reinventar la moneda, el sistema financiero y liberar el trabajo para que mayor porcentaje de miembros de la sociedad tengan ocupación productiva real en la actividad privada, como enseñaba Adam Smith, en los primeros cuatro párrafos de su libro clásico La Riqueza de las Naciones…

Pero lo cierto es que de a veinte en veinte años, en Argentina mejoramos, incluso si comienza una inflación galopante o hiperinflación en el plazo que le resta a Cristina como Presidenta, que se acorta muy rápido para temor de los Kirchner y muy lentamente, para nuestro criterio de que hay que hacer cosas urgentes que ellos todavía no implementaron para que podamos reflotar.

2 comentarios to “LA MONEDA INESTABLE”

  1. Germán Rafael Pirán Says:

    Reblogueó esto en ARGENTINA SALVAJIZADA.

  2. blazzing star Says:

    It’s going to be ending of mine day, except before ending
    I am reading this wonderful piece of writing to increase my know-how.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: