¿DEBIÓ EXCUSARSE PRAT GAY?——————————————————————————


 

Cuando el Congreso Nacional interroga al señor Martín Perez Redrado por la situación del Banco Central a su cargo, uno de los que investigan, el señor Prat Gay, ha sido el antecesor inmediato al investigado funcionario.

Es secreto a voces que la señora Presidenta ha decidido eyectar al señor Redrado, pero como la Justicia ordenó que hiciera la previa obligatoria consulta con el Congreso, a regañadientes se celebra en estos momentos una audiencia de un petit comité del Congreso. La opinión que corre es que ya ha sido decretada la expulsión, que el ingeniero Cobos, Presidente del Senado, ha sido presionado por la vice presidenta y votará junto con el oficialismo, de modo que en pocos días mas quedará claro que el señor Redrado no volverá – mientras estén los Kirchner – a ese puesto tan importante para un país que quiere defender a su moneda.

¿SE EQUIVOCA PRAT GAY?

Un presidente del Banco Central puede ser echado por varios motivos, máxime tratándose de una institución desprestigiada internacionalmente, que ha sido acusada de entregar al Estado Ladrón las reservas ajenas de la convertibilidad, en enero de 2002, lo cual motivó denuncias terribles que corrieron por el mundo financiero internacional, incluyendo – lo decimos y repetimos siempre – el lapidario informe del señor Steve Hanke al Congreso Norteamericano en marzo 5 de 2002, que obra en nuestro blog. Tan desastroso es el informe, que recomienda al gobierno norteamericano no prestar mas dinero a Argentina, y pareciera que eso se viene cumpliendo.

Pero si el Banco Central se apoderó efectivamente de las reservas AJENAS de la convertibilidad (dinero que no era ni del banco ni del Estado Argentino sino de los estafados crédulos que recibieron un peso convertible a cambio de un dólar norteamericano cash que dejaron en custodia del Banco Cental) cuando entregó dichos fondos al Estado ladrón y no las devolvió a sus legítimos dueños, sentirse ESTAFADOS es lo menos que se sienten los perjudicados, y es lo mismo que el señor Steve Hanke informó a la revista Forbes en aquella oportunidad.

PASIVO OCULTO

Con absoluta razón, el señor diputado Pino Solanas sostiene que hay que averiguar cual es la deuda real del Estado Argentino. Obviamente él lo dice para no pagar en exceso porque sospecha que desde sucesivos gobiernos existen grupos bandidos que favorecen a acreedores truchos, y que hay que descubrirlos y castigarlos. Apoyamos su tesis, es lo justo y sensato.

Pero a la inversa, hay un pasivo OCULTO que no figura y que debe ser puesto en evidencia, porque no podemos los Argentinos permitir que nuestro Banco Central robe impunemente dólares ajenos que estaban bajo la custodia legal del Banco Central.

Según nuestros cálculos, alrededor de nueve mil millones de dolares a valoresde enero de 2002 sería lo que el Central les “birló” a los depositantes, aunque según cálculos del informe de Steve Hanke al Congreso Norteamericano, el importe estaría en el orden de los diecisiete mil millones de dólares.

Cifra que no figura en los balances del Central, no figuraron nunca suponemos, y que ALGUIEN tiene que investigar si existieron o no. Eso le interesa no solo a Pino Solanas y a nuestro blog, sino a todos los acreedores de Argentina, y cabe suponer, al Congreso Nacional y al Poder Judicial y a nuestro Ministerio Público que suelen hacerse los distraídos cuando las cuestiones económicas tienen ribetes políticos que el Presidente/a de turno no quieren divulgar.

La cifra “que no figura en los balances del Central” eran precisamente las “reservas de la convertibilidad”, aquellos dólares que el Banco Central debía recibir previamente y mantener en custodia irrevocable cada vez que emitía un peso convertible. Cifra que fue creciendo, llegó a decenas de miles de millones de dólares, y sólo podían usarse para los fines de su devolución a quienes presentasen al canje cada dólar convertible.

Eran la prenda o garantía de un contrato entre el Estado Argentino y los confiados aceptantes de billetes de pesos convertibles a dólar. Y esos fondos se invertían por parte del Estado Argentino en depósitos seguros en bancos del exterior, tipo el Deutsche Bank en Nueva York, o comprando bonos del tesoro norteamericano, la inversión mas confiable del mundo financiero por ser de riesgo cero. Esto permitía al Estado Argentino, vía Banco Central, un ingreso por intereses nada despreciable: un dos por ciento anual sobre treinta mil millones de dólares eran una ganancia de seiscientos millones de dólares por año.

Esta reserva existió, pero se fue achicando con el desgobierno de de la Rua y Cavallo, pero igualmente quedaban los nueve mil millones en custodia luego de que el gobierno Duhaldista se fagocitara los fondos. Y ojo, que la contabilidad del banco Central no registró durante todo el tiempo que ella duró (desde el 1 de abril de 1991 hasta enero de 2002 cuando se la derogó) los asientos, como la ley de convertibilidad obligaba que el Banco Central hiciera.

No sabemos si en forma intencional o por no comprenderse el mecanismo del sistema de convertibildiad, lo cierto es que la contabilidad del banco central es TRUCHA.

¿NO IRRITAR AL DUHALDISMO?

Curiosamente, un ex vicepresidente del Banco Central nos dijo que difería con nosotros en el concepto de que las reservas del Central eran ajenas, y la cuestión es muy simple: para nosotros la ley de convertibilidad es jurídicamente clara: un típico contrato de adhesión, donde el Estado Argentino se compromete a no usar los dolares ajenos para ningún otro fin que para garantizar dicha convertibildad uno a uno.

Este tema obviamente fue conocido por el Directorio del Central en algún momento desde la convertibilidad hasta hoy, pero todos se hicieron los distraidos. Suponemos que fue para no irritar al DUHALDISMO.

Curiosamente, aliados del Duhaldismo fueron Ricardo Alfonsín y otros que lo acompañaron en el golpe de Estado encubierto y lo designaron Presidente sin votación popular, por acuerdo “tramposo” de la Asamblea Legislativa que nos desconvocó a votar nuevo Presidente para marzo de 2002, y decidió que Duhalde debía continuar el trunco mandato presidencial del eyectado ¿por él y Alfonsín? Presidente de la Rúa en diciembre de 2001, previa implantación del infame y delictivo corralito bancario cuyo fin debe haber sido destruir al sistema financiero para poder justificar las medidas que fueron tomadas por quienes ASUMIERON sorpresiva y fraudulentamente el Poder.

Si la secuela de estos hechos de bandidaje obligaron al silencio por parte de los gobiernos posteriores, parece obvio que quienes actuaron PRESIDIENDO el Banco Central no son los mas indicados para informar objetivamente sobre las finanzas de dicha institución.

Prat Gay será un buen muchacho, muy capaz y exitoso, pero de hecho está inhibido de opinar OBJETIVAMENTE de un Banco que él mismo presidió, y cuya contabilidad es PRIMA FACIE TRUCHA, que ha dispuesto como propios FONDOS DE TERCEROS y los ha entregado al Gobierno Nacional.

Lilita Carrió será muy buena jurista, y muy amiga de denunciar a los gobernantes bandidos, y debiera enterarse de esto que manifestamos, si es que no lo sabe por boca misma de su “mascarón de proa electoral”, el actual diputado Prat Gay.

Se comentaba que Lilita y Eduardo Duhalde están limando asperezas, y no sorprende que lo hagan: representan para nosotros el conservadorismo de derecha, no demasiado interesado en averiguar que sucedió con los dólares ajenos que el Central se guardó.

Cabe consignar que en aquella época, aparte de los dólares de la convertibilidad, el Banco Central tenía pocas reservas propias, pero tampoco las necesitaba: para defender el valor de la moneda UNO A UNO  l    dólar alcanzaba y sobraba con la convertibilidad.

Recordemos: un Casino donde se juega en dólares, recibe un dólar por cada ficha, y cuando la gente se retira, entrega la ficha y recibe de vuelta su dólar. Y con el peso argentino sucedía igual: todo peso convertible que se canjeaba implicaba retiro de ese peso de la circulación y un dólar menos en la CAJA del Central correspondiente a Reservas Ajenas, pero paralelamente, había gente que entregaba DOLARES CASH para recibir pesos convertibles, que a su vez aumentaban la cantidad de dólares cash de las Reservas Ajenas en poder del Banco Central y la cantidad de pesos convertibles en circulación.

La “truchada” del Duhaldismo fue decir que la convertibilidad estaba quebrada, cuando su balance al diez de enero demostraba que existían mas dólares en su poder que pesos convertibles en circulación. Las cuentas se presentaba diciendo que había que sumar todos los depósitos en dólares en el sistema financiero para explicar que el Banco Central no tenía igual cantidad de dólares para devolverlos, pero eso es una forma equivocada de hacer los calculos (nos informaron).

Porque independientemente de los “asientos contables” que existan, la convertibildad funciona de modo tal que solo los tenedores fisicos de cada peso convertible pueden presentarlos al cobro o canje. Y si hay menos pesos convertibles en circulación que dólares depositados en custodia, la convertibilidad es posible, independientemente de la cantidad de créditos y débitos efectuados en dólares entre particulares o con los bancos. La razón es simple: si se retiran de circulación los pesos convertibles, queda el dólar norteamericano como moneda única, la gente le toma mas confianza a ese dinero que al peso convertible argentino, y los contratos y asientos contables quedan automáticamente dolarizados. Mas aún: suele suceder que pesos convertibles en circulación se pierden, rompen o traspapelan, y entonces jamás llega a recuperarse la totalidad de los fondos dejados en garantía, porque basta que un uno por ciento anual del circulante desaparezca (no parece una cifra alocada en vista de dinero que nunca se presenta al canje en países que canjean la moneda), para que en diez años que duró la convertibilidad se haya producido un “ingreso extra” o ganancia por parte del Banco Central, que recibió reservas prestadas, y desaparecieron los papeles que entregó para que se las devuelva.

Entre esa pequeña ganancia del ¿uno por ciento anual? proveniente de billetes convertibles que desaparecen, mas otra del ¿dos por ciento anual? de intereses sobre los dólares ajenos depositado en bonos del tesoro norteamericano en aquella época de nuestra convertibilidad, el sistema era buenísimo. No había fracasado, como dijo Duhalde, sino todo lo contrario: a Argentina le dió de ganar.

Y para colmo, el Gobierno Duhaldista se “fagocitó” las reservas ajenas, si es que nuestros informantes auditores no se equivocan. Con lo cual es fácil comprender dos cosas:

a) que a ciertos sectores de gobiernos pasados les interese OCULTAR lo acaecido con las reservas, y

b) que a nosotros nos indigne que se hagan los distraídos todos los involucrados, que saban bien que Argentina robó a sus acreedores y el país quedó desprestigiado y lo seguirá hasta que la verdad no se sepa, los bandidos sean desenmascarados (que vayan presos no nos importa, no somos vengativos) y de esa forma podremso recuperar la dignidad nacional perdida y pedir a nuestros acreedores serios (incluyendo aquellos cuyas reservas de la convertibildiad fueron robadas) que nos otorgen facilidades de pago.

Para eso hubiera sido útil que Prat Gay no fuese el interrogador de Redrado, sino mas bien un testigo a quien se le hubiera podido desde el Congreso sacar información para nosotros, la gente, que IGNORAMOS como manejan el dinero Argentino el Banco Central y la señora Presidenta o sus anteriores colegas lo hicieron antes. No creemos el señor Prat Gay pueda sentirse “neutral” toda vez que él pudo haber incurrido en iguales omisiones que el seño Redrado, de no haber corregido errores u horrores del Balance del Banco sospechado local e internacionalmente.

 FUE UNA VERADERA PENA PERDERNOS UN JUGOSO INFORME DE ALGUIEN A QUIÉN LILITA CARRIÓ CONSIDERA UN EXPERTO EN FINANZAS.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: