HONRADEZ PRESIDENCIAL: ALEGATO


CHARLA  776ª DEL CURSILLO DE ECONOMÍA CRIOLLA -28-08-03

SI YO FUESE PRESIDENTE LADRÓN

 

          Ojo, el objetivo de esta charla es demostrar que no es la corrupción sino la incapacidad de los sucesivos gobiernos lo que nos impide reflotar. Por lo tanto, al MITO de la corrupción debemos comprenderlo como tal.

          Si yo fuese un Presidente corrupto y ladrón ¿cual sería mi principal objetivo? Teniendo en cuenta que la Constitución otorga un mandato por cuatro años, renovable por otros cuatro a continuación, intentaría PRESIDIR durante ocho años. Un cálculo muy simple: en ocho años me enriquecería mucho mas, y saldría con “la frente bien alta” por la puerta grande que si por inútil me echan al cabo de dos años, como aparentemente sucede aquí.

          De números entiendo muy poco, pero imagino que cien millones de dólares sería una cifra “razonable”  para robar en mi primer año presidencial, sin que la gente lo advierta. Pero sucede que durante ese primer año se habrá definido si soy un inútil o si mal que mal, he actuado razonablemente y podré mantener una imagen de persona eficaz durante el segundo año. Y si lo consigo, será cada vez mas difícil que me echen, porque habré ganado el apoyo social.

          Teóricamente, podría así robar cien millones de dólares anuales durante el doble mandato, es decir, ochocientos millones de dólares, libres de impuestos. Y prácticamente no quedarían pruebas, excepto algunos allegados confiables conocerían la verdad. Si me dicen que exagero y aceptan diez millones de dólares por año, igual da.

           Ahora bien, si el país mejora debido a mi gestión – lo cual para Argentina sería el cambio copernicano – esos ochocientos palos verdes  ni se notarán, porque habrán sido “extraídos” de una economía en crecimiento en la cual la gente me aceptará y al finalizar el largo mandato quedaré como gran referente nacional, e incluso si soy longevo, hasta podría aspirar a volver luego de cuatro años de vacaciones. Es decir, cuanto mayor es el período de cualquier Presidente, si roba “prudentemente”, mas consolida su poder y el amor que recibe de su pueblo. Ciertos casos en el exterior parecen confirmarlo. Incluso en las monarquías hereditarias – donde el Rey no necesita robar porque sabe que no es el dinero tan importante para él – se confirma esta regla. A Napoleón supongo nadie lo quiso investigar en serio respecto a su declaración patrimonial  mientras detentó el Poder, y quizás en Francia todavía algunos sueñen con su retorno.

            Por otro lado, cien millones de dólares es una grosería para una persona normal, incluso tratándose de un Presidente que durante el primer año ha gobernado bien. Si yo hubiese tenido mis dudas sobre mi propia gestión luego del primer año, y ya embolsados mis cien palos verdes, supongo que entraría a evaluar si vale la pena mantener ese ritmo ladrón, o aumentarlo o reducirlo o eventualmente  cortarlo en forma definitiva (o temporaria, por un par de años como sugería el senador Barrionuevo).

             Un presidente honesto pero INÚTIL puede causar terribles destrozos para la sociedad, además de los económicos, incluso de buena fe, y ni siquiera necesita un año: de hecho, la equivocación de Duhalde al “devaluar” nos costó LA MITAD DEL VALOR INTERNACIONAL DE ARGENTINA en la primera semana de su gobierno. Ojo, reconozco que es una opinión subjetiva, y por lo tanto acepto que me digan nuestros amigos visitantes que estoy equivocados.

              Sin embargo, hay otros factores en juego, además del dinero, que inciden en la mentalidad de cualquier Presidente, y uno en particular es para mi el decisivo: el querer ser el mejor Presidente de la historia. Y eso no se compra con dinero, como tampoco la tranquilidad de caminar por las calles con la cabeza alta al retirarse, como sucedía largo tiempo atrás en Argentina. (Y que supongo por razones de seguridad no pueden hacer hoy los ex Presidentes).

              Ocho años de cualquier Presidencia sensata terminarían con el actual salvajismo transitorio, seríamos siendo los bárbaros de siempre, pero nos iríamos acercando en el tema seguridad a aquellos países civilizados donde existe una razonable paz social. En los países escandinavos, por ejemplo, se dice que el índice de criminalidad por motivos económicos es mucho menor que en Argentina hoy. Y también eso sucedía aquí cincuenta años atrás, cuando caminar por las calles no era un riesgo.

 

                                   SATANIZACIÓN

           

             En tren de “satanizar” a nuestros Presidentes, preferiría – si estuviese obligado a hacerlo, cosa que me disgusta – tomar como blanco la  INUTILIDAD y no la CORRUPCIÓN. El primero es visible, el segundo no.

              Me pregunto si satanizar a un Presidente eficaz alegando que fue corrupto implica algo de envidia, en vez de indignación. Un presidente que termine con la maldita desocupación argentina será mi Gardel, y no me rasgaré  tanto mis vestiduras si su fortuna personal se incrementó. Por el contrario, de  ex Presidentes inútiles , el solo hecho de  que reciban una jubilación de privilegio me parece indignante.

               Este tema da para  reflexionar que existe también el mito de que los Presidentes roban fortunas gigantescas, cuando a veces pueden ser honestos y su entorno roba, o bien ser meros “ladrones de gallinas” en relación a lo que hubiesen podido potencialmente robar según el chismerío.

                El primer año de un Presidente es decisivo (igual sucede con un Gobernador Provincial). Me temo que hoy el plazo se acordó, en lo que hace a la credibilidad popular. Seis meses sería lo normal, aunque me temo que pueda ser todavía menor el plazo de duración de la confianza social.

                Por eso, apoyo al Presidente Kirchner en esta etapa inicial, como he apoyado a TODOS los Presidentes, porque vengo desde hace décadas esperando a mi Estadista Soñado, hasta ahora en vano. De allí esta charla.

                 Temo que con la honestidad de Kirchner no alcance si a los seis meses no ha encontrado solución a los problemas urgentes (desocupación y ausencia de moneda). Si no reacciona a tiempo, su altisima imágen popular se caerá, y me temo en forma tan rápida como subió. Su honestidad en tal caso temo podría serle tan útil como la del ex Presidente ILLIA.

                  Entonces, EXIGIR al Ciudadano Delegado que encare antes de los primeros seis meses de su mandato la solución sensata de los arriba mencionados temas urgentes es la mejor forma de APOYARLO. 

                  A nivel provincial, donde reinventar a la inexistente moneda escapa a las posibilidades del Gobernador, podemos también alentarlo para que por lo menos declare la GUERRA PROVINCIAL A LA DESOCUPACIÓN, alentando el trabajo privado con legislaciones sensatas.

                  La conclusión es que son los Gobernantes los que tienen que hacer el esfuerzo de permitirnos que los ayudemos, y eso lo lograrán si en la cancha demuestran ser eficaces y toman las medidas que deben tomar conforme con la Constitución y las Leyes. Y mientras tanto, el tema corrupción del Presidente o del Gobernador de turno, carece de importancia relativa frente a la CAPACIDAD DE ADMINISTRAR SERIAMENTE.

                  De un Presidente espero mas ACCIÓN para solucionar los problemas urgentes, es decir, que trabaje para el presente y el futuro, aportando sensatez, a que pierda su tiempo en funciones que no le competen, como el perseguir a ex gobernantes y funcionarios públicos delincuentes, que es una tarea que la Constitución Nacional le encomienda a otro sector funcional del Estado Argentino, el Ministerio Público.

                   Satanizar a ex Gobernantes puede ser una herramienta efectiva en el proceso electoral para un Presidente o un político. Pero la corrupción NO ES EL TEMA DE FONDO para la gran mayoría de la sociedad. Y como ejemplo, les recuerdo a la honestísima Diputada Lilita Carrió, que se ocupó de SATANIZAR a Carlos Menem desde su banca de diputada en vez de cumplir con su función de LEGISLAR sensatamente para terminar con la Maldita Desocupación. 

                   Todo ese show mediático que ella armó NO LE ALCANZÓ para sus objetivos políticos, ella no fue votada como esperaba, tan sólo un grupo la apoyó. Es cierto que logró herir  la imagen de Carlos Menem y otros políticos, pero su carencia de capacidad de formular PROPUESTAS CREÍBLES  la hizo fracasar como política. ¿Que creen que pasaría si HOY hubiese un ballotage para decidir la Presidencia entre ella y Carlos Menem? ¿Quién suponen obtendría  mas votos?

                  ¿He alegado  bien acerca de que  la Corrupción Estatal es un MITO NOCIVO PARA LOS ARGENTINOS?         

 

FIN DE LA CHARLA 776ª

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: