DESINVENTAMOS LA RUEDA


CHARLA 503ª DEL CURSILLO DE ECONOMÍA CRIOLLA – 20-10-02


 

Desinventamos la Rueda

 

     Según el periodista Nelson Castro “¿porqué se hundió repentinamente Argentina?”  es la pregunta  que se hacen en todo el mundo, porque nadie entiende como un país tan rico pudo haber caído tan estrepitosamente en cuestión de meses…, o mejor dicho, en tan sólo las CINCO O SEIS  SEMANAS a partir del primero de diciembre del 2001,  sin haber tenido una guerra ni calamidades gigantescas, como el mítico continente ATLÁNTIDA…

     Intentaré entonces  una sencilla explicación, nada técnica (odio las explicaciones técnicas de los economistas, que hablan “en difícil”,  por otra parte) por si el tema sigue intrigando a nuestros visitantes del exterior, que cada vez son mas.   Además, hemos escrito  tanto  al respecto (basta leer nuestra charla  470ª ¿Hundidos por errores doctrinarios?) que prefiero cambiar la forma de abordar lo mismo…Y tal vez así, si conseguimos BAJAR suficientemente el nivel,  hasta ciertos economistas argentinos puedan entender un tema tan simple.

 

            OLVIDAMOS LA RUEDA…

 

        Cualquiera  puede entender que si en Argentina perdiésemos el conocimiento de la rueda, retrocederíamos culturalmente siglos o incluso milenios. Y como obviamente RUEDAS vemos por doquier, este ejemplo parece  a primera vista muy malo.

        Permítanme entonces aclarar que LA GRAN RUEDA llamaba Adam Smith en su libro La Riqueza de las Naciones a una invención o herramienta de enorme utilidad social en el año 1776 cuando lo publicó, porque era aquello que permitía MOVILIZAR el intercambio de los bienes y servicios que la sociedad necesitaba para poder vivir.

        Dicha herramienta consistía en algo parecido – creo recordar, porque pasaron décadas desde mi escuela primaria – a ese “mínimo común denominador” que de tanta utilidad nos servía para hacer las cuentas…Porque dicha ¿unidad? ¿valor? permitía ¿mágicamente? resolver los problemas que nos planteaban nuestras queridas maestras. Y entonces lo que teníamos que hacer era ENCONTRAR el mínimo común denominador, y con eso sólo todo lo demás se arreglaba en forma natural y lógica. (Dicen que para eso, que vendría ser el razonar,  enseñan matemáticas en la escuela)

        Un  “común denominador”, en Inglaterra hacia el año 1776, fue  aquel valor ECONÓMICO al cual todos  ACEPTABAN NATURALMENTE COMO TAL. Se trataba de  una herramienta sólidamente   construida con el metal PLATA (de una aleación llamada STERLING), de modo tal que bastaba hacer referencia a determinada UNIDAD, para que la gente pudiese entenderse entre sí (lenguaje común) a los efectos de  medir o calcular el valor económico de todos los demás bienes y servicios que no eran dicho  metal plata Sterling.  

      Esta explicación – imperfecta e incompleta –  confío que  sirva, porque en definitiva, solo pretende  resaltar que la herramienta a la que me estoy refiriendo era la MONEDA, en su concepto de VALOR ECONÓMICO, es decir, MONEY, un objeto de metal precioso con valor intrínseco,  para la época en que escribía Adam Smith, cosa ésta última que hoy no sucede, porque el dinero está fabricado con papel y tinta,  en reemplazo de los  metales preciosos. (ver charla 409ª Porqué la moneda metálica no sería útil hoy).

     Por lo tanto, quien entregaba una moneda  en pago de algún bien o servicio, en realidad estaba entregando una MERCADERÍA con un determinado valor que era aceptado como ese “mínimo común denominador de valores económicos”, por toda la sociedad. De esta forma, pueden imaginarse el PROGRESO social que significó, el poder ponerse de acuerdo en cuanto a la medición de valores y a celebrar contratos y contraer obligaciones con CERTEZA en cuanto al VALOR MATERIAL de las transacciones, porque la UNIDAD era un pedazo de materia que pesaba prácticamente lo mismo a lo largo de las décadas…

     Todo el conjunto de MONEDAS DE METAL PRECIOSO que necesitaba la sociedad británica para movilizar el intercambio de sus bienes y servicios (intentemos imaginar a todas las monedas metálicas en circulación en el Reino Británico dispuestas en forma de un enorme círculo o rueda gigante, para captar el concepto)  CONFORMABA ESA GRAN RUEDA, que tenía un enorme valor propio si se sumara el de todas las monedas. 

Pero OJO, que dicho valor  era totalmente independiente del valor de los bienes y servicios que producía la sociedad, de forma tal que la GRAN RUEDA significaba un enorme CAPITAL ECONÓMICO que sólo se estaba utilizando como herramienta (medio de pago o de atesoramiento) , y era así distinto del valor del Producto Bruto Nacional.

De allí que con el correr del tiempo descubrieron que era económicamente factible,  hasta determinada proporción,  reemplazar a una buena parte de las  monedas  METÁLICAS en circulación  por  billetes de banco, sin valor material en si mismos, pero que se  aceptaban como si fuese una moneda de metal precioso porque la sociedad CONFIABA en la seriedad y honestidad de quién EMITIÓ el billete, que se comprometía a canjearlo contra presentación a la vista por IGUAL CANTIDAD DE MONEDA METÁLICA POR LA CUAL HABÍA SIDO EMITIDO. Y con esto se avanzó en dos aspectos:

a) en que NO HIZO FALTA inmovilizar una enorme masa de capital “plata” en forma de monedas que era IMPRODUCTIVO, si ese mismo valor podía circular por medio de billetes de papel sin prácticamente otro costo adicional que el de imprimirlos. Y eso LIBERÓ capitales, que pudieron ser enviados al EXTERIOR (donde la moneda británica de papel no tenía la misma confianza que dentro del propio país) y eso servía para aumentar los negocios internacionales, con beneficio para la sociedad británica…

b) como el papel pesa mucho menos que el metal, y un billete podía representar el valor de VARIAS MONEDAS, eso facilitó las transacciones en una época en que el transporte era algo lento y costoso, porque aún imperaba la tracción a sangre (a caballo o a pie) o por vía marítima, y cuanto menos peso se traslada, para transportar el mismo valor, mejor es. (en el tercer milenio, se transfieren electrónicamente FABULOSAS CANTIDADES DE DINERO a lugares remotísimos, en cuestión de fracciones de segundos,  sin costo alguno, gracias al progreso del sistema financiero internacional).

 

                      ÉSTA FUE LA RUEDA QUE OLVIDAMOS

 

     El error de intentar “devaluar” un cuarenta por ciento a nuestro peso convertible a dólar fue lo que destruyó la RUEDA MONEDA en Argentina, posiblemente sin que el Presidente Duhalde haya tenido intención de hacerlo, ya que se guió por consejos de sus incapaces economistas (en nuestra charla 65ª, varios meses antes, en agosto del año pasado, habíamos advertido que si llegaban a cometer ese disparate, sería como hacer explotar una bomba atómica en el microcentro financiero de la ciudad de Buenos Aires, y NOS QUEDAMOS CORTOS…).

     Sin mínimo común denominador es imposible hacer ciertos cálculos matemáticos para mucha gente, y SIN MONEDA, es igualmente imposible celebrar muchos contratos y obligaciones. Y por eso el país se está deteniendo, porque la RUEDA HA MUERTO y entonces la economía funciona cada vez mas lentamente, y entonces el conjunto, al producir menor cantidad de bienes y servicios, se EMPOBRECE IRREVERSIBLEMENTE.

     Ustedes con razón dirán que si esto fuese cierto, bastaría con REINVENTAR LA RUEDA para que todo vuelva a suceder. Lo cual sería correcto, pero para eso haría falta que nuestro Presidente Duhalde ENTENDIERA el problema, y aparentemente todavía no se avivó… Y sus asesores tampoco. (Si se hubiesen avivado y no corrigen el error, serían SALVAJES TRAIDORES A LA SOCIEDAD, así que al decir que no lo advirtieron les estoy concediendo el beneficio de la duda).

 

  PERO ANTES HUBO OTRO GRAVÍSIMO  ERROR

 

      El problema anterior fue que por OTRO ERROR DOCTRINARIO, en este caso de Domingo Cavallo, fue DESTRUÍDO estúpidamente el sistema financiero argentino, cuando se implantó el corralito. Cualquier persona normal sabe que si un banco SE NIEGA A DEVOLVER EL DINERO QUE UNO HA DEPOSITADO, en el acto se pierde la confianza y si al final consigue recuperarlo, JAMÁS LO VOLVERÁ A DEPOSITAR, al menos hasta que se produzca un cambio importante en el manejo del país y en la clase Gobernante que cometió TALES BARBARIDADES.

       En charlas anteriores hemos explicado porqué Cavallo cometió ese error (por no comprender el funcionamiento JURÍDICO del sistema de convertibilidad, cosa que es mucho mas frecuente de lo que la gente imagina, ya que los contadores públicos no siempre son gente que presta debida atención a la parte jurídica).

       Hasta la fecha, Cavallo echa la culpa a otros del hundimiento argentino, y se hace el distraído, pero con el tiempo supongo que cada vez mayor cantidad de gente irá comprendiendo que este economista (el mejor economista argentino, según el ¿ingenuo? ex Presidente Fernando de la Rúa (ver charla  71ª ) por puro cabeza dura, eligió el método nazi fascista de  implantar el inconstitucional corralito, en vez de RESCATAR TODOS LOS PESOS CONVERTIBLES EMITIDOS, sacándolos de circulación, para que la única moneda que circulara internamente fuese el dólar, con lo cual HOY DE LA RÚA SEGUIRÍA SIENDO PRESIDENTE, ya que tuvo que renunciar por haberle hecho caso a Cavallo, con lo cual INDIGNÓ a la sociedad, y se provocaron los DISTURBIOS Y MUERTES que jamás hubieran tenido lugar si Cavallo hubiese seguido los consejos de Carlos Menem, de que había que retirar los pesos convertibles de circulación, para que sólo el dólar funcionara como única moneda nacional.

¿Quien hubiera PROTESTADO si en vez de un peso le pagaban un dólar billete? ¿Lilita Carrió? ¿Luis Zamora? ¿Los piqueteros?…

  Si ESTO hubiese sucedido, tal como sostuve en 1998 desde “¿Dónde están los Estadistas? Educar es fabricar ciudadanos”, libro incluido en nuestro sitio, HABRÍA AUMENTADO LA CONFIANZA INTERNACIONAL EN ARGENTINA, al desaparecer cualquier duda sobre el VALOR de nuestra moneda, ya que ella hubiese sido el DÓLAR, la mas confiable del mundo.

  Ojo, que en cuanto a VALOR, el peso convertible tenía el mismo valor del dólar porque era una simple ficha que lo representaba para uso interno , pero el común de la gente no lo entendía demasiado bien dentro del país, y DESDE EL EXTERIOR CASI NADIE ENTENDÍA ESTA EXTRAÑA CONVERTIBILIDAD con el cien por ciento de garantía de dólares billete por los pesos emitidos (esto lo llaman “orthodox currency board” los economistas norteamericanos, para diferenciarlos de sistemas de convertibilidad que NO TIENEN EL CIEN POR CIENTO DE CONTRADEPÓSITO EN GARANTÍA, según amablemente nos explica el Profesor Kurt Schuler en la charla 456ª).

Y esto es lo que afirmo jamás Cavallo entendió (charla 444ª), y por eso desde que comenzó la convertibilidad en Argentina NO ADVIRTIÓ que el Banco Central de la República Argentina contabilizó mal los dólares de la reserva de la convertibilidad, que NO ERAN DE PROPIEDAD DEL ESTADO, sino de los tenedores “abstractos” de los pesos convertibles que habían sido emitidos y circulaban como MONEDA NACIONAL, para hacer de esa RUEDA gigantesca, como la llamaba Adam Smith, que permitía usar billetes de papel, con poco valor, y de esa forma, EL ENORME CAPITAL QUE SIGNIFICABAN LAS DECENAS DE MILES DE MILLONES DE DÓLARES que garantizaban a los pesos convertibles eran en buena parte DEPOSITADAS en cuentas en el exterior (preferentemente en Nueva York ) con lo cual obtenían  INTERESES que ingresaban al Estado Argentino, y que representaban INGRESOS de cientos de millones de dólares al año (derecho de señoraje, lo llaman los economistas).

 

                    LOS DOS ERRORES

 

El primer error, de Cavallo, nos DESTRUYÓ la confianza en el sistema financiero y nos  paralizó mucho las transacciones, y fue tal el escándalo, que el irresponsable ministro tuvo que renunciar y lo arrastró al Presidente en su caída (que bien merecida lo tuvo, por haber designado a tres ministros como Machinea, López Murphy y Cavallo, que destrozaron todo un trabajo de construcción de un sistema financiero relativamente bueno  que a Carlos Menem le costó ocho años cimentar). Por lo tanto, lo de Cavallo fue como mínimo una SALVAJADA, dejando de lado las leyes que se violaron  y el Derecho Constitucional a la propiedad).

El segundo error, de Duhalde (que pudo haber corregido el error de Cavallo, tal como intentó hacer Rodríguez Saa y no lo dejaron) fue aún peor que el primero, porque DESTRUIR la moneda de un país es lo que aconseja LENÍN para derrotar a una nación enemiga sin tener que disparar un solo tiro.

 

             SE HACEN LOS DISTRAÍDOS

 

    Lo que posiblemente mas sorprende a la gente que no entiende PORQUÉ Argentina se hundió en prácticamente un mes y una semana (desde la implantación del corralito hasta la devaluación y pesificación) es que parece IMPOSIBLE que nuestro país se haya ido a pique tan velozmente, ya que  CASI NADIE PARECE DAR UNA EXPLICACIÓN COHERENTE. 

     Y lo que temo es que TODAVÍA los economistas argentinos y extranjeros no hayan comprendido el doble error doctrinario y por eso NO REINVENTAN lo que destruyeron: el sistema financiero y la Gran Rueda o mínimo común denominador, LA MONEDA (ver charla 435ª ¿Porqué vacilan los economistas?) 

      Bien, es posible que los que hayan terminado de leer esta charla sigan tan confundidos como antes, y que no les haya servido de mucho. Pero AL MENOS, tuve la intención de poner las cosas en un lenguaje lo mas sencillo posible.

 Y en una de esas,   mi querido amigo Jaime Z. que DUDA O NIEGA todo lo que generalmente  digo desde este sitio, quizás  puede llegar a entender mi versión, ya que hasta hoy se ha negado a aceptar que Domingo Cavallo se haya equivocado respecto del funcionamiento jurídico del sistema de convertibilidad… Pero sospecho que mi amigo  supone que la gente honesta e inteligente, (así opina respecto de Domingo  Cavallo), jamás se equivoca. Y entonces diferimos cuando le digo que haber destruido al sistema financiero fue un error imperdonable, porque a partir de allí ¿para que seguir discutiendo, si los hechos están a la vista?

Creo que Jaime Z.  no está seguro de que Cavallo hizo lo correcto al decretar el infame corralito, en vez de dolarizar la economía, y hasta intuyo que acepta que fue un disparate. Pero el problema entre él y yo surge cuando intento explicarle de que doctrinariamente Cavallo se equivocó por no entender el mecanismo jurídico de la Convertibilidad,  y el NIEGA que alguien tan inteligente pueda haber desconocido su propia “invención”. Y cuando le digo que quienes asesoraron a Menem para la convertibilidad fueron los yanquis (básicamente, tengo entendido que fue el famoso Steve Hanke, mencionado en varias charlas de nuestro sitio, incluyendo las 222ª y 225ª), simplemente no me lo cree… Porque creo está dentro de aquellos que al igual que Fernando De la Rúa y tantos otros, compraron el mito en torno a Cavallo (ver charla 56ª ).   Mi concepto de una persona verdaderamente inteligente es la de alguien capaz de cometer cualquier tipo de error, pero luego ADMITIRLO, en vez de negar la realidad o echar las culpas a otros.

  Respecto de los burócratas del Fondo Monetario Internacional, estoy convencido que lo entienden perfectamente, pero como ellos fueron corresponsables porque aconsejaron mal a Duhalde, AHORA QUIEREN SALVARSE haciendo como el tero: gritando en un lado (las mentiras de sus economistas) para que no se descubra lo bestias que fueron cuando aconsejaron que el gobierno argentino dejara flotar libremente al peso convertible contra el dólar, y precisamente por eso SIGUEN SOSTENIENDO LA MISMA BARBARIDAD, en vez de reconocer que cuando se ha  ASESINADO LA MONEDA,  hay que volverla a inventar, porque de lo contrario retrocedemos a la época de las cavernas, desde el punto de vista financiero, porque hemos olvidado a esa GRAN RUEDA QUE ES LA QUE PERMITE MOVILIZAR LAS TRANSACCIONES DE BIENES Y SERVICIOS DOMÉSTICAMENTE… 


FIN DE LA CHARLA 503ª

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: