Archive for 30 junio 2009

¿RATAS ABANDONANDO A CRISTINA?

30 junio, 2009
Interesante observar cuando las ratas abandonan un barco que suponen se hunde. Algunas, expulsadas anteriormente, gozan el aparente naufragio, y otras intentar hacer leña del árbol AÚN de pie.
Casi como si no existieran “patriotas” (en sentido figurado, porque la (more…)

¿UN GOLPE DEFINITIVO?

30 junio, 2009
Es el nombre del artículo del señor Oscar Pagni en La Nación de hoy. Néstor habría gobernado bien pero desde 2007 la cosa cambió y se habría puesto en contra del campo y por eso perdió ahora, entendería el autor.

Podemos verlo diferente. Néstor razonablemente jamás debió haber sido Presidente, porque se sucedieron gobernantes incapaces debido a (more…)

PERDIENDO SE PUEDE GANAR

29 junio, 2009
Néstor Kirchner, el dueño del circo, sacó la cara y como hábil abogado demostró que frente al mensaje recibido del Pueblo – resultado electoral adverso – es preferible actuar conforme con la Constitución, y proceder deportivamente felicitando a los ganadores (minimizando la derrota, pero (more…)

TRAMPEAR LA VEDA POLÍTICA

27 junio, 2009

La Presidenta y su marido arriesgan dar la falsa impresión de violar la veda política usando recursos del Estado nuestro y quizas de otro ajeno, la Isla de Fidel,  amen de varias otras cosillas.

Esta señora Hilda Molina, que aparece JUSTO dias antes del final de la campaña electoral y públicamente manifiesta CUAN GRANDE SOS CRISTINA (more…)

GLOBALIZACIÓN: MISIÓN CUMPLIDA

27 junio, 2009
Sorprende el temor fogoneado por políticos por lo que pueda suceder con las póximas elecciones este domingo 28 de junio, mañana, exactamente. Porque allí nada va a cambiar que nos pueda significar algo malo, ya que gane o pierda el oficialismo, su margen de acción es tan reducida como la de cualquier otro país atrasado en comparación con las pocas pero triunfantes y exitosas Potencias Mundiales, que serían USA, CHINA, RUSIA, LA INDIA, UK y algunas otras que significan el 90% del Poder (more…)

VOTO CANTADO

27 junio, 2009

Argentina 2009 – Voto Cantado
*por Ignacio Copani.
*Editado por Gastón Saint Martin

—————————————————
Aquí me pongo a cantar
al compás de los comicios,
poniendo todo mi oficio
de trovador y juglar?
Porque a la hora de votar,
voto y canto sin prejuicios.

Será mi voto cantado
al ritmo de esta vigüela.
Tempranito iré a la escuela,
contento y bien empilchado,
despierto y documentado
con libreta y escarapela.

Porque votar, hija mía,
para esta generación,
de muchacho cincuentón,
no es cosa ´e todos los días.
Es novedad todavía
y te estalla el corazón.

Al pensar en la legión
de ciudadanos queridos,
que la vida han ofrecido
para que tengas la opción,
de elegir sin proscripción
tus opciones preferidos.

Que ojalá sean iguales
al color de la esperanza,
de ver a un pueblo que avanza
y forja sus ideales
a imagen y semejanza
de sus héroes inmortales.

Y eso que puse bien fuerte
el volumen de la radio,
me leí todos los diarios
y la tele vi sin suerte.
No encontré a nadie que oferte
más que dudas, no desagravios.

Y yo quería escuchar
aunque sea una ideíta,
una sola, pequeñita,
algo que me haga pensar,
pero escuché en su lugar
los errores que me gritan.

Pero yo tengo memoria
que es motor de mi futuro
y se que estos tiempo duros
donde nos metimos por duros
van a ser tiempos de cambio
avanzando en el cuarto oscuro.

Por eso mi voto canto,
el secreto no me sienta.
Elegir es la herramienta
que nos ha costado tanto
Al temor y al “impoluto”
yo le canto las cuarenta.
elijo al que me parezca
sincero y menos corrupto

Podría cantarle más,
pero eso ya es demasiado,
si a esta estrofa hemos llegado
siguiendo con su compás,
no vamos a ir para atrás,
ni siquiera hacia el costado
la salida esta adelante
no la busquemos en el mal
si no en la CONSTITUCION NACIONAL

Más bien iremos al frente
de la victoria soñada,
con las risas postergadas,
apretando bien los dientes,
por sendas independientes?
Y no por rutas cortadas.
Autor: Ignacio Copani – Editadas por Gastón Saint Martin

¿YA LO VIVIVIMOS? ¿APRENDIERON?

27 junio, 2009

PLAN B.B.: ¿UN GRAVE ERROR CONCEPTUAL? (La Nueva Provincia, 18-11-1989)

By Germán Rafael Pirán

 

El Plan Económico del doctor Menem tiene algo peligrosamente en común con su antecesor el plan Austral: hace un diagnostico obviamente correcto al notar que no existe moneda, pero cuando llega a la forma de solucionar el problema, creo incurre en un error doctrinal, encaminando la acción en un sentido equivocado. Y lo peor es que el error es tan grave como hace pensar que si no se lo corrige de entrada, todo esfuerzo será inútil como paso con el Plan Austral. Consustanciado con el Dr. Menem, y con la Recocción Productiva, entiendo hacer con la presente un aporte constructivo, para no repetir errores.

 

Solución equivocada

 

El plan B.B. cree posible solucionar la inexistencia de moneda mediante un “estabilizador” del austral y consiguientemente toda la artillería se encamina en ese sentido: una suerte de lucha épica contra el Monstruo Inflacionario.

 

Mucho mas fácil seria buscar un atajo, y no perder un solo minuto mas para tratar de estabilizar a nuestros papel austral – en el que nadie cree- y pasar directamente a adoptar de inmediato una “moneda seria” en la que ya crea de antemano el conjunto social de los argentinos. Porque en realidad a la moneda se la “adopta” o se la unge como tal…

 

Así, el doctor Menem, al mejor estilo de “Argentinos, a las cosas”, tendría mas éxito si propiciara que pudiéramos usar al dólar libre para todo lo que haga falta, especialmente para ahorrar y tomar créditos, así como importar, exportar y contratar internamente, porque ya desde el vamos los argentinos veríamos que las cosas van en serio.

 

Para mi, la inflación o hiperinflación Argentina es un problema de que la moneda murió, porque había enfermado a partir del año 1946, y ya desde el Rodrigazo dejo de servir para calcular valores con un mínimo de seriedad. Tanto fue así, que la propia ley, desde 1976 reconoce que las deudas estatales deben actualizarse por INDEC con lo cual se acepta que este dinero es incapaz de medir, y consiguientemente perdió su rol mas importante, con lo cual ya no es moneda en la verdadera esencia del termino.

 

La esencia de la moneda

 

Desde los orígenes muy remotos, moneda es aquel bien de entre los diferentes valores tales como bienes y servicios que existen en toda sociedad, al cual la comunidad voluntariamente reputa el mas adecuado para calcular valores estables a lo largo del tiempo. En este consenso social respecto a si seriedad para medir lo que lo construye en el valor par, el que se usa para medir a los restantes valores, y vemos así que la moneda pasa a constituir la unidad con la que se expresan los precios de todos los otros bienes.

 

Mas aun: jamás alguien se hubiera tomado el trabajo de amonedar los metales preciosos si ellos no hubieran consistido previamente en un valor al cual el conjunto social les reconocía valor estable. La moneda paso a ser una forma de subdividir en partes exactamente iguales en cuanto a contenido (peso y pureza o ley) y el sello en anverso y reverso, y las ranuras en los cantos certificaban el extremo. Con esto se evitaban pesar y analizar la ley del metal, favoreciéndose las transacciones (basta calcular el tiempo que se ahorraban) y también fue posible hacer referencias concretas al metal para los contratos: una libra “sterling” (de plata) paso a ser la unidad en Inglaterra, y otro tanto sucedía en los demás países.

Por todo lo expuesto, parece lógico resaltar que es Moneda en su verdadero sentido aquel valor al cual el conjunto social reputa mas adecuado para medir con seriedad. Es por eso que el dólar, el franco suizo, el marco alemán o el yen tienen valor serio: porque en sus países la gente tiene la creencia de que no existe mejor forma de calcular.

 

En Alemania entre 1919 y 1923 existió la mas celebre de las hiperinflaciones, y el dinero murió con moneda y paso a no valer nada. En 1924 se salió definitivamente del problema, creando el Marco Oro, y fue posible contar con un nuevo patrón.

 

En el caso argentino ya es tarde para usar recetas destinadas a curar monedas que aunque enfermas, todavía viven porque la población no perdió totalmente la confianza. Estas son las recetas típicas de inflaciones de alrededor de un 20 o 30 por ciento anual, que consisten en achicar el ritmo de impresión o emisión de dinero para que se estabilice la moneda.

 

Estas recetas para inflaciones reducidas, que aparecen en manuales económicos de cualquier libro de texto, funcionan en países sensatos en los que es posible subir los impuestos, achicar los gastos, vender activos estatales o endeudar al Estado en un sistema financiero que todavía existe, siendo esto preferible a un mayor aumento de dinero de papel.

 

Tarde para la receta clásica

 

Para intentar “estabilizar” al austral habría que aumentar terriblemente los impuestos, achicar terriblemente los gastos, vender terriblemente rápido a las empresas estatales y congelar terriblemente los sueldos de los empleados estatales, además de tener que congelar terriblemente el dólar y conseguir un terrible mayor endeudamiento externo e interno.

 

De lo contrario, es decir, si esto no se logra en pocos meses, la gente comenzaría a quejarse, y el gobierno perderá prestigio rápidamente, como le paso a Alfonsín: la falta de moneda (hiperinflación en su expresión típica) ocasiona siempre la desaparición del gobierno que la sufre o, mejor dicho, que no sabe como evitarla, y esto sucedió siempre y obviamente no tiene por que dejar de suceder.

 

Inflación e hiperinflación

 

En definitiva la inflación y la hiperinflación son tan solo un problema de cómo se miden los valores, es decir, de cual es el metro: papel espurio, o moneda sólida realmente.

 

En la inflación tenemos una moneda enferma que puede ser curada por un buen gobernante; porque desde el punto de vista económico lo primero que debe hacer un gobernante que quiera el bienestar de su pueblo es precisamente asegurar que la sociedad tenga la mejor moneda posible, es decir, aquella que sirva para medir mejor valores estables en el curso de años y décadas.

 

Llegados a la hiperinflación, la alternativa es volver a inventar valores nuevos, pero si se pretende que la gente mida por valores en los que no cree, el resultado no será tan bueno como si se le permitiera medir por el mejor de los patrones, que en nuestro país es el dólar. Recordemos que con hiperinflación la moneda murió, y ya no sirve mas para medir nada.

 

Por eso, a la Moneda seria podemos decirle: Serás lo mejor para medir, o no serás nada. Porque solo lo que mejor mide es realmente Moneda en concepto mas esencial.

 

El dinero austral

 

Podemos seguir usando al dinero austral, y también dejar que nuestra Moneda (en el sentido de metro para contratos y obligaciones, así como para calcular ahorros y créditos) sea el valor del dólar en el mercado libre.

 

Pasaría lo que muchos años atrás, cuando la moneda tenia un calor ligado al oro, y existía paralelamente un papel moneda estatal que cotizaba en el mercado por debajo del valor teórico; así, la gente decía que el dinero de papel se cotizaba a un treinta y cinco por ciento –digamos, para poner una cifra- de su valor nominal, y entonces para cancelar una obligación expresada en la moneda oficial, habría que entregar la cantidad necesaria –según la cotización en el mercado- de billetes de papel. Así, el punto de referencia era la Moneda Oficial, y el valor variable era la cotización del billete de papel.

 

Con un sistema así, podemos usar al Dólar Libre como unidad de cuenta: el sistema financiero Argentina dejaría de medir con australes, y lo haría por esa nueva unidad, a la que podríamos incluso llamar UVC (unidad de valor constante, igual a la cantidad de dinero argentino de papel que hace falta día a día, para comprar un dólar libre en Buenos Aires)

 

Esto permitiría llevar físicamente australes para ser ahorrados, y retirados y moverlos, pero las operaciones estarían regidas por el dólar, tanto en cuanto a medir el valor del capital, como para calcular la tasa de interés. Así, la tasa local Argentina seria de aproximadamente cinco puntos anuales mayor que la tasa del dólar en Nueva York, pero tanto el ahorrista como el tomador de créditos sabrían que el factor Capital Constante estaría siempre expresado en dólares libres.

 

Esto permitiría alentar el ahorro y el crédito, y el país crecería porque habría mayor trabajo y producción. Poco a poco la diferencia inicial de tasas de interés entre Buenos Aires y Nueva York se iría achicando, y aumentarían los depósitos y los créditos volverían a existir a corto, mediano y largo plazo, reemprendiéndose proyectos postergados por falta de financiación, por ejemplo la construcción de viviendas, que resultaría fácil de concretar si hubieran créditos bancarios.

 

Obviamente las importaciones y exportaciones tendrían que usar el dólar libre y de entrada podrían utilizarse retenciones, como hasta ahora, pero en la medida en que al productor o al exportador se le reconozca el valor real de los dólares que se le giren, salvo naturalmente aquello que se le retenga por impuestos.

 

Y sobre todo, terminara esta absurda situación en la que hay que medir en Australes los ahorros y los créditos, y por lo tanto – ya que hay riesgo de desvalorización- el sistema solo funciona si a los ahorristas se les ofrecen condiciones tan favorablemente usurarias, que esos fondos cuestan demasiado como para que un particular pueda recurrir al crédito para aumentar la producción, de modo que el único que puede absorber ese sistema es el Estado, para disimular su terrible situación y ocultar el déficit real.

 

Conclusión

 

Seria mas fácil para el doctor Menem vender una Revolución Productiva que comience por aceptar un valor lógicamente serio como el dólar, en el cual la gente ya cree, que intentar curar a un enfermo que en realidad ya murió y esta en estado de descomposición, asegurando a la comunidad que del resultado de esa “cura milagrosa” depende el porvenir de los argentinos.

 

Así, pues creo mejor usar el valor dólar, que es la Moneda real en la cual creen los argentinos, que insistir en el mecanismo fracasado del Plan Austral y después decir que fallo “porque no se lo supo implementar”, es decir, como si no hubiese sido equivocado desde el vamos.

 

El doctor Germán R. Pirán, es abogado y empresario, autor de esta nota y desempeña sus funciones en la Capital Federal.

Esta entrada fue publicada el a las 7 Abril 2009 y está archivada bajo las categorías Cursillo de Economía Criolla. Puedes seguir las respuestas de esta entrada a través de sindicación RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta, o trackback desde tu propio sitio. Editar esta entrada.

Registrado como Germán Rafael Pirán. Salir »

<!–XHTML:Tu puedes usar estos tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <pre> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

–>

Eres el autor de esta entrada.


TOLDERÍAS PORTEÑAS

26 junio, 2009

De a poco los porteños nos hemos venido acostumbrando al asentamiento humano viviendo en las veredas, al reparo de la lluvia bajo nichos o balcones y posiblemente huyendo del salvajismo del interior profundo del conurbano bonaerense y de otros sitios mas remotos, incluso desde el exterior.

Buenos Aires Capital, con relación al conurbano bonaerense es algo así como un oasis de paz, (more…)

¿PAYASOS O ESTADISTAS?

26 junio, 2009

Uno de los temas ausentes en boca de todos los candidatos es el explicar el CÓMO harán para que se produzcan los resultados que prometen. Si no conocen o no nos dan indicios de cierto conocimiento o plan para lograr el objetivo PROMETIDO a la sociedad, a cambio del VOTO que se le implora, la cosa no es creíble, sino risible y payasesca. (more…)

¿EN QUE INCIDEN ESTAS ELECCIONES INTERMEDIAS?

25 junio, 2009
En la Capital Federal las elecciones próximas quizás incidan en forma distinta a otras anteriores. En el resto del país podría ser igual, aunque el revuelo que causan luzca  exagerado en proporcion a lo que está en juego, excepto para varios políticos que olfatean estar en vías de extinción.
Se trataría esta vez de una situación algo novedosa: siendo parciales (no (more…)