EL GOBIERNO FRENTE AL TRABAJO


El Gobierno – me refiero en Argentina a los peronistas mayormente  y en particular al actual de Cristina Kirchner  – tiene una visión política del tema, porque lo utiliza como mecanismo de poder y de propaganda política, favoreciendo a sus seguidores y olvidando o abandonando a los demás.
 
Por ello prefieren alentar el empleo estatal, en nombre del gobierno nacional, porque ha sido la forma normal de ganar o comprar votos electorales. En cambio al incremento del trabajo privado no le encuentran ventajas directas, y lo soslayan y generalmente lo impiden con medidas equivocadas, debido a incapacidad del Gobierno o a que con ellas a sabiendas consiguen el apoyo de los sindicalistas, que como todos sabemos, constituyen la espina dorsal del Movimiento Peronista por intermedio de la Confederación General de Trabajo.
 
Un invento de estilo fascista que ha subsistido a la derrota del militarismo en Argentina y que no sabemos cuando podría terminar, ni como. Es decir, si  en forma pacífica o cruenta, o intermedia quizás. Pero terminar sí debe, afirmamos, porque es una rémora en el intercomunicado mundo exitoso moderno.
 
Sí, en cambio,  suponemos  que mientras los Kirchner puedan, usarán a la C.G.T. y serán usados por ella, en una de las típicas alianzas de los sistemas corporativistas que han retrasado el progreso Argentino en forma directa e indirectamente son corresponsables de nuestro salvajismo, (tomado en el sentido de este blog). 
 
Intentarán que el fascismo sindical perdure, porque con él se pueden entender ya que son tan sólo un grupo minúsculo dentro de la población, con un enorme poder para obedecer al Presidente de turno y ayudarlo a presionar a los sectores no fascistas ni partidarios de la acción directa, que es la que tanto resultado brinda a los gobernantes de sociedades salvajes, y tan poco a los países civilizados de vanguardia.
 
Con unos pocos, el Gobierno puede arreglar, con o sin dinero efectivo, pero otorgando ventajas que son PRIVILEGIOS, o designaciones para que administren o controlen instituciones públicas y a veces no tanto que tienen un patrimonio que puede ser esquilmado con absoluta impunidad, ya que ni a los Poderes Ejecutivo y Legislativo les interesa impedirlo, y menos al Judicial enfrentar a los ¿beneficiarios?
 
 
                            INCORREGIBLES
 
 
Que los peronistas no son ni buenos ni malos sino incorregibles fue una frase de Jorge Luis Borges que se mantiene en el tiempo como verdad odiada por los antidemocráticos y festejada y recordada por los partidarios de la República y la Constitución.
 
Personalmente, creo que de los políticos peronistas importantes curiosamente el mejor intencionado y tal vez menos corruptos fue el mismísimo General Perón.  Y esto tendría sus fundamentos, supongo.
Por de pronto, fue militar en una época en que el honor era importante para ellos. Y además, deportista y destacado entre sus pares.
 
Cuando el destino lo puso en el lugar adecuado en el momento justo – Destino al cual obviamente tanto él como Evita luego ayudaron – inicialmente se intentó rodear y parcialmente lo logró, de un grupo selecto y destacado de gente. Lamentablemente, a medida que pasó el tiempo las cosas cambiaron, el peronismo se fue desnaturalizando porque tomó medidas equivocadas, y derrochó aquel enorme capital económico que había acumulado Argentina como proveedor de alimentos durante la Segunda Guerra Mundial.
 
Pasamos de tener aquella cantidad de oro que según Perón no permitía caminar por los pasillos del banco Central a un déficit importante, cuando el pueblo debió comer pan negro y sufrió restricciones y cupos de racionamiento. Y afortunadamente Perón – auto llamado León Herbívoro – prefirió no derramar cantidades importantes de sangre y aceptó su largo exilio. Que mal no le vino, porque en Madrid terminó su evolución, comprendió mejor el mundo y fue traído casi a la rastra a Argentina – reconociendo él mismo que no fue por haber gobernado tan bien  sino porque sus sucesores fueron peores – el fracaso en Argentina de aquel sistema que había sido antes derrotado en la Segunda Guerra Mundial, y que habían elegido Mussolini y Hitler en contrario al pensamiento de los países libres de occidente que con ayuda de Rusia consiguieron derrotarlos.
 
                      EL PERONISMO SIGUE FUERTE
 
Me sucede con el peronismo algo curioso: un sentimiento de ODIO al sistema y cariño – AMOR sería demasiado – por el viejo General Perón, ya que de chico me inculcaron una serie de postulados peronistas como los derechos de los niños y los ancianos, etc., y resaltaron la virtud del TRABAJO, que en la práctica los sindicalistas arrojaron por la borda, especialmente después que Perón fue exiliado.
 
Aquel genial cuento de Perón, cuando preguntado sobre el porcentaje de votantes de cada político, fue que según él un tercio de los argentinos éramos radicales, otro socialistas y otro conservadores. Y cuando su asombrado interrogador le preguntó ¿Y los peronistas no existen? el viejo general riendo, dijo que PERONISTAS ERAMOS TODOS.
 
Si el General se levantara de la tumba, calculo abjuraría de los presidentes peronistas que lo sucedieron, excepto quizás de Menem, porque coincidían ambos en que el mundo OCCIDENTAL era el norte para el pueblo argentino. Y también otros gobernantes como Alfonsín tuvieron la virtud de declararnos ciudadanos del tercer mundo y del grupo de países desaliñados, contra nuestra voluntad general, calculo. Porque el porcentaje de RESENTIDOS SOCIALES en Argentina afortunadamente es muy reducido, a pesar de los esfuerzos de Alfonsín, Kirchner y otros polícos que prefieren hacer ¿negocios? con Fidel Castro y los Hermanos Castro porque entre ellos se entienden mejor.
 
                      FUTURO CERCANO DEL PERONISMO
 
Tratándose de un sistema político personalista enquistado en un país con cultura Borbónica, es decir, donde el Presidente de Turno hace lo que quiere y los otros dos Poderes del Estado acatan servilmente las ordenes – socios menores del botín – cabe suponer y deseo que nuestra Presidenta cumplirá exitosamente sus cuatro años de mandato. Exitosamente para ella, aclaro,  y no para sus gobernados porque las medidas económicas y políticas que toma son peores que las que tomó su esposo. Aún peores en ciertos casos, y no tan malas en otros, aclaremos porque lo justo es justo.
 
Al Presidente Kirchner supongo la historia deberá reconocerle algo  muy positivo: heredó de Duhalde, el principal responsable del desastre argentino, un país SALVAJIZADO, por inexistencia de valores mínimos civilizados común, en primer lugar la moneda, el ahorro, el crédito y la cultura del trabajo.
 
No fue tanto mérito propio sino que el país había caído tan bajo por culpa de Duhalde y su decisión de devaluar para salvar las finanzas de la archifundida provincia de Buenos Aires (con lustros de gobernación peronista) que la sola inercia y trabajo de la gente no podía dejar de mejorar. Es como cuando uno cae al piso, y queda medio desmayado, pero después de un rato y con algo de ayuda se levanta, comienza a caminar en forma vacilante y después de un tiempo está mucho mejor que cuando inconsciente en el piso. En ese sentido, desde que Kirchner fue presidente, progresamos, aunque algo lo habíamos hecho económicamente antes en los últimos meses de Duhalde, gracias a su ministro Lavagna, convocado a arreglar desastres económicos por motivos políticos (el deseo de alcanzar la presidencia por parte de Duhalde, derrotado electoralmente el turno anterior por el echado De la Rúa.
 
Ante esta situación, la Presidenta Cristina Kirchner ha perdido un enorme porcentaje del apoyo popular. Con la curiosa rareza de que las mujeres argentinas son quienes mayoritariamente la rechazan, lo cual significa que si no es un cadáver político ya, es porque estamos suficientemente adaptados para aguardar que termine su mandato. Y que eventualmente se produzca un milagro y se convierta en una Estadista de la noche a la mañana, sea porque consiga asesoramiento adecuado (he propuesto a Bill Clinton como eventual contratado en otra charla pero dudo Cristina me oiga) o por algún curioso resultado de cambio de mentalidad a nivel mundial. Lo cual a ELLA no debía sorprenderla, cuando su marido y MENTOR acaba de decir que el presidente Obama hace las mismas medidas peronistas que tomó Kirchner a partir del año 2003.
 
Por lo tanto, pese a las elecciones de octubre, el gobierno de Cristina tendrá que seguir esquilmando a los que tienen algo susceptibles de ser robado, como lo fueron los humildes jubilados, los campesinos y estancieros y los ahorristas y dueños de bonos argentinos, estafados con falsos índices que fabrica el gobierno.
 
Y aún cuando pierda la mayoría e una o dos cámaras del Congreso en Octubre, sabemos que existe ese fenómeno llamado “borocotización”, donde un candidato opositor – diputado o senador –  ganador de la oposición se pasa de bando y convierte en oficialista, supuestamente por patriotismo. Aunque supongamos que hubo una contraprestación importante, sea en especie, en dinero, o en otras cosas. Con lo cual resulta mucho mas barato COMPRAR  los votos de un adversario político que hacer algún esfuerzo por gobernar mejor.
 
Máxime en aquellos gobiernos – no necesariamente afirmo el de Cristina esté incluido, aunque a veces lo parece – que deciden invertir gigantescas cantidades que el Estado NO TIENE en obras públicas carísimas. Generando la impresión ¿equivocada? de que existe  corrupción entre los contratistas y el gobierno. Como por ejemplo en la Obra Pública o la Construcción pública de viviendas para particulares.
 
Atención; si alguien tuviese interés en estos temas, los traté hace algo mas de diez años en el adjunto libro “¿Dónde están los Estadistas? Educar es fabricar ciudadanos” que puede leerse cliqueando en este blog. Allí aclaro que la construcción de viviendas por la actividad privada es la mejor fuente de reactivación económica. Y que construidas por un Estado quebrado con dinero robado a otros es lo opuesto; causa empobrecimiento de la gente y enriquecimiento a contratistas y a funcionarios corruptos, a quienes la Presidenta no controla ni está obligada a hacerlo porque el responsable legal es el administrador general del país, el Jefe de Gabinete.
 
Por todo lo expuesto, poco cambio vaticino a partir de las elecciones para congresales del corriente año, ya que la Presidente seguirá teniendo el dinero para asfixiar a los gobiernos opositores provinciales o municipales y favorecer a sus cada vez menores grupos de amigos y o asociados.
 
Por eso es posible una coexistencia pacífica entre gente como Macri, Sola y De Narváez, ya que la cuestión política importante, la presidencia, para los dos primeros se decide recién en 2011 y no existe para el tercero, no  presidenciable por no ser argentino nativo.
 
Así y todo las elecciones de 2011 vislumbran candidatos justicialistas con mas posibilidades, tipo Scioli y Alberto Rodríguez Saa, así que el panorama político para elegir un presidente no peronista – que requeriría de la mitad mas uno de los votos en segunda vuelta electoral – parece difícil de lograr para candidatos con bastantes votos, tipo Lilita Carrió . Y también para otros peronistas, como  los tres arriba mencionados que posiblemente no llegarían a la segunda vuelta o perderían en ella frente a Scioli y Rodríguez Saa. Uno se destaca por paciencia, habilidad y experiencia, y otro por ser uno de los mas exitosos gobernadores argentinos a juzgar por los resultados y el porcentaje favorable de votos.
 
                                      CONCLUSIÓN
 
Para que Argentina modifique el sistema laboral que genera desocupación y corrupción y desincentiva la inversión al crear temor en los empleadores que no se deciden a contratar mayor gente, sería necesario como mínimo esperar hasta las elecciones presidenciales del año 2011. Y así y todo es posible que el sindicalismo – los simpáticos Señores excedidos de PESOS – simpáticos según la reina de España y  excedidos, según otras fuentes no necesariamente confiables.
 
Este tema también está tratado en  el libro adjunto a este blog, con mayores detalles. Y el Proyecto de Ley para generar trabajo privado presentado a la Cámara de Diputados en 1988 está totalmente incluido al final del mismo libro, y puede ser leído fácilmente porque solo ocupa pocas páginas.
 
Finalmente, a través de los años he ido comprobando una verdad de
Perogrullo mas, pero verdad al fin: el trabajar se aprende TRABAJANDO. No solo me paso a mí eso, luego de terminar la Facultad, sino es lo que me confiesan normalmente TODOS los que han llegado a trabajar en alguna actividad con cierto grado de conocimiento.
Las leyes que prohíben el trabajo infantil son propias de la época de la explotación del hombre por el hombre o del niño por el hombre, durante la revolución industrial o incluso en el mundo asiático, o africano o sudamericano. 
 
Pero por otro lado, y sobre todo en el campo, se ve el orgullo con el que los hijos aprenden a trabajar directamente viendo y ayudando a sus padres. Y lo mismo sucede en las casas, donde las hijas ayudan a las madres y les van alivianando tareas domesticas y de otro tipo.
 
Si ponemos en el año 2009 la cantidad de explotadores laborales de niños frente a niños a quienes aprender a trabajar en su ámbito familiar u otro parecido por lo seguro y afectivo, creo que la recomendación sería PERMITIR el trabajo infantil a partir de determinada edad, y desobedecer los temores de los agoreros de la explotación de los niños por el hombre.   
 
Daré un ejemplo ridículo, pero ejemplo al fin: creo que cuando sólo tenía dos años, el padre puso a Tigre Woods un palo de golf en su mano y una pelota a sus pies. Y a partir de allí se sucedieron años de trabajo – posiblemente fuerte, pero positivo, alegre y en un ámbito familiar – que hoy colocaron a aquel chico entre los trabajadores mas exitosos de la historia. Este ejemplo, no tan claro ni extremo, se puede extender a muchísimas otras áreas donde exista el control de una familia sana. Tal como posiblemente sucedió en tantas generaciones de la historia universal.
 
En cambio, si no cambia el gobierno su mentalidad en torno al trabajo, y deja de considerarlo como una pesada carga,  y lo comienza a difundir como una interesante y divertida cooperación que sirve para devolver a la sociedad lo mucho que nos dio, nos pondremos nuevamente en la línea de aquellos que hicieron de Argentina un país con futuro, y que pese a que hoy no parece tenerlo, lo recuperará básicamente REINVENTANDO LA OLVIDADA CULTURA DEL TRABAJO QUE DESTRUYÓ EL SINDICALISMO PERONISTA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: